Escucha esta nota aquí

Facundo Molares Schoenfeld fue arrestado el domingo, en horas de la tarde, por agentes de la división Interpol de la Policía Federal Argentina. El operativo, activado por Colombia después de colocar sobre su cabeza una circular roja, fue registrado en la provincia de Chubut (Argentina).

De acuerdo con información precisada por Infobae, el delito por el que se lo busca está relacionado, precisamente, con las FARC y con uno de los secuestros más agónicos de su historia: el del concejal Armando Acuña, cometido el 25 de marzo de 2009 en el municipio de Garzón.

El pedido emitido el 13 de octubre último por las autoridades colombianas desde la Fiscalía 162 Especializada DECOD Florencia incluye las calificaciones de secuestro extorsivo agravado, fabricación, tráfico y porte de armas y municiones de uso restringido, uso privativo de fuerzas armadas y uso ilegal de uniformes e insignias.

“Molares Schoenfeld está señalado como el supuesto responsable de capturar a Acuña, secuestrado en plena sesión y capturado durante más de un año”, señala el medio argentino.

El truco para capturar a Acuña fue sumamente cruel. Un comando armado de la guerrilla -que pretendían ser militares colombianos y estaban vestidos como tales- entró el recinto del Concejo de Garzón, interrumpieron la sesión y obligaron a los asistentes a protegerse de una bomba que supuestamente estallaría.

En aquella oportunidad, los concejales entraron en pánico, mientras los guerrilleros identificaron a los dirigentes. Se cree que pensaban llevarse a varios concejales. Sin embargo, un tiroteo protagonizado por un guardia de seguridad del edificio frustró el secuestro masivo y la columna Teófilo Forero de las FARC solo se llevó a Armando Acuña.

El 11 de febrero de 2011, tras 20 meses en la selva, Acuña fue entregado a una misión humanitaria. Ahora, queda por delante un duro proceso de extradición, en manos del juez federal Guido Otranto, a cargo en la jurisdicción. Dado el alto voltaje geopolítico del caso, el proceso -estiman fuentes alrededor del expediente- no será fácil.

Molares en Bolivia

Facundo Molares participó en 2019 en los hechos violentos de Montero. En esa ciudad varias personas se sumaron al paro cívico y fueron atacados por gente armada afín al Movimiento Al Socialismo (MAS). Producto de este hecho los ciudadanos Marcelo Terrazas y Mario Salvatierra perdieron la vida por impactos de bala.

El ciudadano argentino, a quien vincularon con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), admitió que estaba presente el día de la violencia en Montero. En esa parte del conflicto, el 30 de octubre, Evo Morales todavía era presidente de Bolivia.

“Yo estuve en el puente, lo del puente fueron tres días de lucha en diferentes formas. Yo participé ese día y muy activamente. Participé en una guerra, creo que participé en dos, y tuve la desgracia de unirme y estar muy cercano en la guerra también. Entonces, conozco el sufrimiento”, dijo Molares en su declaración tras ser arrestado herido, mientras recibía asistencia médica, los primeros días de noviembre de 2019.

Luego de que Luis Arce asumiera el poder, en noviembre de 2020, el argentino fue liberado y retornó a su país, según una nota de la Cancillería de la vecina nación.


Comentarios