Escucha esta nota aquí

El portavoz de la presidencia Jorge Richter se refirió el miércoles a los cambios de comandantes en varias regiones del país. Señaló que el “el uso desmedido” de la fuerza molestó al Gobierno y que, en ese marco, el presidente Luis Arce “siempre es intransigente”.

“Genera molestia en el Gobierno cuando de pronto existe un uso desmedido de la fuerza por encima de las órdenes que se han establecido. Tiene que haber una utilización disuasiva, racional de la  fuerza. No se puede violentar a la gente con golpes y con situaciones que la pueda afectar”, afirmó el portavoz en una entrevista con No Mentirás.

Entre el lunes y martes se han viralizado en redes sociales videos en los que se observa a un efectivo policial empujar a una persona con discapacidad en Santa Cruz, y a otro efectivo apuntando su arma de fuego a un niño en Cochabamba.

“Se han  producido algunos eventos que han generado molestias en el Gobierno sobre las órdenes impartidas. Y en eso el Presidente es siempre intransigente”, señaló Richter tras ser consultado respecto a los cambios y remociones en los mandos policiales que se produjeron este miércoles en el país.  

Respecto a las movilizaciones de protesta, el vocero señaló que el Gobierno tiene información sobre el financiamiento que se empleó para activar la protesta.

“Nosotros sabemos, tenemos la información absolutamente puntual de quiénes están financiado estas movilizaciones. Hay recursos detrás. No es genuino, no es espontáneo, hay financiamiento”, afirmó, sin citar nombres, y consideró que en algunos casos no existe un interés “genuino” en favor de una demanda identificada.  

“Hay sectores que están financiando. Las movilizaciones requieren recursos, para mover gente para alimentación”, insistió remarcando que la intención tiene que ver con la generación de conflicto y violencia.  

Cambios en la Policía

Durante los conflictos sociales por el paro nacional que exige la abrogación de la Ley 1386 contra Legitimación de Ganancias Ilícitas, cinco comandantes departamentales fueron removidos de sus cargos y se espera que los otros cuatro jefes restantes también sean cambiados, por orden del alto mando policial.

El coronel Juan Carlos Mercado, comandante de Potosí, fue uno de los primeros en ser alejado de su cargo, luego de que en ese departamento se registrara la primera muerte (Basilio Titi Tipolo, de 21 años) durante una manifestación por el paro. En su reemplazo fue designado Bernardo Isnado Pimentel.

Vladimir Orlando Ponce dejó de ser el jefe de la Policía cruceña. El motivo es que Ponce pasará a formar parte del alto mando policial por su ascenso a general.

En Tarija, Víctor Velásquez Almazán asumió como nuevo comandante de la Policía, en reemplazo de Sadid Ávila, quien fue cambiado luego de los enfrentamientos entre quienes acataban el paro y afines al Movimiento al Socialismo (MAS).

Mientras que en Oruro fue designado como jefe policial Roque Arraya Vidaurre, luego de que en ese departamento los policías antimotines agredieran físicamente a los periodistas cuando intentaban ingresar a la plaza principal.

En Chuquisaca asumió como comandante Marco Gutiérrez Delgadillo, por instrucción de Jhonny Aguilera, comandante general de la Policía Boliviana. Su designación también se da en medio de los conflictos sociales por el paro indefinido que exige la anulación de la Ley 1386

Las otras cuatro órdenes de cambio destino serán ejecutadas en los próximos días. Las mismas, disponen que Hernán Romero Segovia se haga cargo del comando de La Paz, Jhonny Chávez Bascopé en Cochabamba, Julio Monrroy Chuquimia en Beni y Javier Maldonado Tapia en Pando.

Comentarios