Escucha esta nota aquí

La alerta se prendió el jueves. Una guardaparque, que recorría la laguna Concepción, informó de la mortandad de peces y un registro fotográfico solo confirmó el suceso horroroso. Este sábado, la Gobernación de Santa Cruz anunció que una comisión multidisciplinaria llegó a Pailón para realizar la investigación y detallar si se trata de un accidente natural o provocado. 

La secretaria de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente, Cinthia Asín, explicó que los expertos usarán un equipo portátil multiparámetros para tomar siete muestras de agua y suelo. Luego, se los llevará a un laboratorio y si se comprueba que la causa no obedece a hechos naturales, el Gobierno Departamental será 'implacable' con la ley ante los culpables. 


Asín agregó que un primer informe da cuenta de que hay sales y sólidos disueltos en el agua de la laguna, además el pH (expresión logarítmica para determinar la calidad del agua) llegó al límite en un 9%, siendo el 6,5% la cifra normal. También informó que el oxígeno tiene una concentración de apenas 35% cuando debería estar en un 70%. 

Estos datos explicarían porqué los sábalos, los surubíes, las anguilas y las pirañas flotaban en el agua, y los reptiles aparecieron afectados.

La laguna Concepción tiene una extensión aproximada de 30 kilómetros de largo por 5 de ancho, mientras que la profundidad, por esta época de sequía y calor, están entre 30 y 40 centímetros, dependiendo del lugar de ubicación. 

Es considerado uno de los humedales de mayor extensión del este de departamento y de gran valor en el funcionamiento del ecosistema de la región chiquitana. Es rico en flora y fauna, y una zona turística de parada obligatoria para propios y extraños; se ubica a 250 km de la ciudad de Santa Cruz.