Escucha esta nota aquí

Un juez de Cochabamba decidió enviar a la cárcel, con detención preventiva, a una mujer acusada de quemar con un cuchillo caliente las manos de su hija de 9 años.

La Policía tomó conocimiento del caso gracias a la denuncia del abuelo de la víctima. El hombre descubrió, el 11 de octubre, que su nieta era víctima de agresiones y que sus manos tenían quemaduras hasta de segundo grado luego de que convenciera a la niña de quitarse los guantes negros que usaba para ocultar las lesiones.

En principio, señala el reporte de la Fiscalía, la menor no quería sacarse los guantes aduciendo que los usaba porque eran bonitos. Como la respuesta no convenció a su abuelo, éste se dio modos para verificar con sus propios ojos el estado de sus manos y fue entonces cuando se descubrió que había sido quemada con cuchillo caliente como castigo por levantar Bs 20 para comprar comida sin el permiso de su madre.

 “El Ministerio Público presentó todas las pruebas recolectadas en este proceso, entre ellas las declaraciones de la víctima, así como el informe médico forense donde se constata las lesiones que presenta la niña. Todo eso fue valorado por el juez para tomar la determinación de la privación de libertad mientras se desarrolla la investigación”, señaló la fiscal asignada al caso, Jimena Barrios.

Por las lesiones provocadas la niña, que no era la primera vez que era víctima de agresiones, tiene 14 días de impedimento. Ahora la agresora, identificada como Liliana M.S., se encuentra privada de libertad en la cárcel San Sebastián de Cochabamba.