Escucha esta nota aquí

Nueva jornada de protestas en cercanías al mercado de la Asociación Departamental de Productores de la Hoja de Coca (Adepcoca). En esta oportunidad las mujeres encabezaron la protesta, mientras que el dirigente avalado por el Gobierno, Arnold Alanes, ofrecía diálogo a voz en cuello y rodeado por policías.

Una marcha de más de un centenar de productoras de la hoja verde partió desde la zona Villa El Carmen, hasta encontrarse con el primer cordón de seguridad instalado por la Policía Boliviana, donde montaron una vigilia, exigiendo que se les permita el paso hasta su sede.

En medio de los gritos de las cocaleras, el proclamado dirigente salió a plantear la conformación de una comisión para instalar un diálogo, enfatizando que resultó electo y demandando unidad entre los pobladores de los Yungas, pero fue repudiado por las mujeres.

“Hay un grupo que no entiende. Les invito para que me acompañen y sean testigos, quiero escuchar a mis socios, cuál es su petición y su pliego. Les digo a mis hermanas, que reflexionen, no incentivemos al odio y a la división”, pidió Alanes junto a su directiva antes de retirarse del lugar.

El acercamiento:


El denominado comité de autodefensa evaluó las ocho jornadas de movilizaciones, mientras persiste la tensión en ese sector de La Paz, donde los vecinos comenzaron a instalar barricadas para evitar más hechos de violencia.

Al respecto, el comandante departamental de la Policía, Augusto Russo, tras conocer el voto resolutivo de los vecinos que demandan el “retiro inmediato” de los uniformados, aseguró que persiste el “riesgo” y se mantendrá el resguardo policial en el lugar.

“La Policía va a mantenerse en ese sector haciendo su servicio rutinario y de prevención. La Policía se mantiene tomando en cuenta que existe la amenaza de enfrentamientos entre cocaleros de diferentes sectores”, afirmó.  

Imágenes de la protesta:

Comentarios