Escucha esta nota aquí

Un enfrentamiento abierto salió a relucir este martes entre el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, y el coronel de Policía Jhonny Aguilera. Murillo dijo que Aguilera mandó a seguirlo y lo responsabilizó de lo que pueda sucederle desde el lunes cuando dejará su cargo; mientras que el oficial aludido, aseguró que el actual ministro fracasó en su intento de dejar estructurados los mandos de la Policía.


“El señor Aguilera me está haciendo una persecución sañuda, tiene todo el tiempo gente persiguiéndome, lo cual es un tema absolutamente ilegal, perseguir a un ministro de Gobierno, lo puede seguir haciendo porque no va a encontrar nada malo en mis acciones”, dijo el ministro que circula por la ciudad a bordo de tres vagonetas de seguridad y al menos una decena de agentes de seguridad.


Mientras que Aguilera dijo que la conferencia de Murillo se debe a que él fue a ratificar la denuncia contra dos oficiales de dependencia directa del ministro a la Fiscalía sobre la falsificación de certificados.


“El señor Murillo ha sido el más nefasto ministro de Gobierno que ha tenido la Policía Boliviana, pues ha intentado a lo largo de este tiempo, no solamente descabezar la institucionalidad de la Policía, sino promover a sus amigos en cargos de responsabilidad. Siendo yo el tercero del curso durante tres meses no me dio ningún destino, aduciendo que yo era masista”, dijo el coronel acusado por Murillo.


Murillo recordó que Aguilera fue el principal investigador de los casos Porvenir y terrorismo, que fueron retirados por el propio Ministerio, que era la parte acusadora en ambos procesos. Dijo que desde que se iniciaron las investigaciones sobre el caso de los certificados falsos, el coronel Aguilera inició una “cacería de brujas” contra el exdirector de la FELCC, Iván Rojas, y luego contra él.


“Estos dos coroneles están en el mismo curso para ascenso a generalato y cuando se descubre el caso de los falsos certificados, el primero en sentirse aludido y perjudicado es el coronel Aguilera”, dijo Murillo en conferencia de prensa.


Pero Aguilera respondió en sentido de que él no tiene ni siquiera chofer y lo llevaron a la dirección de servicios auxiliares, aun cuando le correspondía un comando departamental por ser el tercero de su curso.


Murillo no supo responder si tenía pruebas del seguimiento que estaría haciendo Aguilera en su contra y si dispuso que su personal de seguridad realice algún operativo contra los que siguen su caravana.