Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, afirmó este miércoles que el fiscal General del Estado, Juan Lanchipa, no tiene por qué sentirse amenazado y solo debe recurrir a su “conciencia” para rendir cuentas de su labor, y no ante organismos internacionales, como informó en la víspera.

El titular del Ministerio Público dijo ayer que recurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para solicitar una medida cautelar de protección para él y su familia, ante los “actos de hostigamiento” de los que son víctimas por diferentes sectores.

Sin embargo, la autoridad del Ejecutivo considera que eso fue innecesario. “El fiscal no tiene por qué sentirse amenazado, cuenta con seguridad, con las condiciones que le da el Estado le da. El gran problema es que no ha salido a dar respuesta al pueblo de Bolivia, eso le ha hecho un gran daño a su imagen”, sostuvo.

Murillo considera que Lanchipa “se ha estido” durante las casi dos semanas de bloqueos que vivió el país por parte de sectores afines al MAS, que dejaron sin combustible, alimentos e insumos médicos a las ciudades, recordando que quienes recurren a la CIDH son “los que cometen crímenes o hacen daño al país”.

“El fiscal general está a tiempo de dar un paso atrás, corregir su posición, trabajar para el pueblo. Se lo ha visto en muchas incongruencias, en la problemática más grande que hemos tenido, del bloqueo de 12 días, no había, nos ha dejado indefensos y eso es grave, eso debería aclarar”, acotó el ministro.