Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, reveló desde Washington que informes de Inteligencia advierten que dirigentes del MAS intentan convencer a jóvenes, principalmente, de que el Ejecutivo está preparando un fraude electoral y los llama a levantarse en armas el 18 de octubre en caso de que su candidato, Luis Arce, no alcance la victoria. Murillo afirmó que las protestas ya no son con piedras ni palos, sino con armas de fuego.


Por ese motivo, se reunió con autoridades de la OEA y miembros del gobierno de Estados Unidos para buscar cooperación, que definitivamente no implica traer soldados a Bolivia, pero servirá “para defender la democracia”. Además, admitió que hay policías y militares que aún responden al MAS y pueden ser parte de ese escenario de convulsión.


Desde Argentina, el expresidente y líder del MAS Evo Morales twitteó que, según la Constitución Política del Estado, “el TSE es el responsable de organizar, administrar y ejecutar los procesos electorales y proclamar sus resultados. No entendemos por qué Arturo Murillo le despoja de esas atribuciones. Lo dijimos: su objetivo es descarrilar el proceso electoral”.


Morales se refugió en Argentina después de que la OEA detectara un fraude en las elecciones generales de 2019 promovido por el gobierno del MAS, razón por la cual renunció a la Presidencia de Bolivia.


El ministro Murillo advirtió que el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez tiene informes de Inteligencia que señalan que todos los días se está reuniendo gente del MAS con jóvenes, engañándolos y diciéndoles que se está preparando un fraude. Es más, se les pide que busquen armas, que se compren armas”, manifestó.

Además, subrayó que esto “ya no es una pelea con palos, con piedras, sino con armas. Lo digo con toda la responsabilidad del caso, porque no quiero que en Bolivia haya sangre el 18 de octubre. Ellos tratarán de mostrar que hubo fraude, como hacer aparecer actas y rellenarlas. Son expertos en eso. Ya lo hicieron y se han hecho descubrir en octubre del año pasado”, acotó.

Además, reveló que “hay policías pro MAS y también algunos militares infiltrados. Durante mucho tiempo Evo Morales manejó a ambas instituciones y las arrodilló. Hay una guerra por los ascensos y el reglamento de la Policía, que ellos mismos redactan con una comisión conformada hace tiempo atrás. Pero hay nerviosismo, porque si los ascensos son por meritocracia, los masistas no pasarán, por eso el ataque. Los buenos policías y militares son los que no se arrodillan ante el poder”.


Sin embargo, admitió que estos “lunares” detectados “por supuesto que pueden contribuir a esa convulsión que busca generar el MAS, por eso poco a poco los estamos encapsulando, moviendo, sacando de los lugares donde generaban problemas, lo seguiremos haciendo, para tener todo controlado el día de las elecciones”.

Misión oficial


Murillo sostuvo este miércoles reuniones con autoridades de la Casa Blanca y del Departamento de Estado de EEUU, a quienes no quiso identificar, y dijo que “fueron temas bastante delicados que tienen que ver con la seguridad del Estado, referidas a “las amenazas ante las elecciones. Estados Unidos puede ayudar en varias cosas, es un tema que no puedo profundizar, no quiero ser irresponsable. Buscamos ayuda para garantizar la democracia”.


Sin embargo, se animó a adelantar un hecho: “No voy a llevar a los marines ni a soldados estadounidenses. Que no se asusten los masistas, ellos llevaron soldados y gente del Ejército cubano y venezolano, que hicieron lo que quisieron, comenzando por darle seguridad al expresidente Morales, cubrir sus actos bochornosos de pedofilia. Incluso haciendo acciones armadas y criminales”.

El excanciller de Bolivia durante la última etapa del gobierno del MAS, Diego Pary, acusó al ministro de Gobierno, Arturo Murillo, de acaparar funciones del Ministerio de Relaciones Exteriores del país y de sobrepasar competencias del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Desde el Gobierno informaron que Murillo viajó a Estados Unidos en una misión oficial.


En una muestra desesperada de ejercer poder y controlar la administración del Estado, Murillo acapara funciones de la Cancillería y viola la independencia de poderes sobrepasando competencias del TSE, pone en evidencia la injerencia del Gobierno transitorio en el proceso electoral”, afirmó Pary en su cuenta de Facebook.


Argumentó que el Órgano Electoral es la única institución responsable de gestionar o garantizar la presencia de observadores internacionales dentro un proceso electoral por intermedio de Cancillería. En ese sentido, añadió que “Murillo usurpa funciones de (la canciller Karen) Longaric quien guarda un silencio cómplice en un claro plan de injerencia internacional en próximos comicios”.


Murillo acotó que las reuniones en EEUU fueron programadas con mucha anticipación.