Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, afirmó que la administración de justicia en el país “libera a pedófilos” y “persigue a quienes salvaron vidas”, en referencia al arraigo que se dispuso en su contra y en la del ministro de Defensa, Fernando López.

Mediante su cuenta en Twitter, el colaborador de la presidenta Jeanine Áñez emitió quejas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y al representante regional de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco.

“Esta es la justicia del MAS, libera a pedófilos, narcotraficantes y persigue a ministros que salvaron vidas”, posteó el titular, que dejó el departamento donde vivía en La Paz para trasladarse a  su natal Cochabamba.

Ayer, el fiscal anticorrupción Luis Fernando Atanacio emitió un requerimiento de alerta migratoria, es decir, de arraigo, para impedir la salida del país de Murillo y de López por el caso de la compra de armamento no letal, que fue dotado a la Policía y a las Fuerzas Armadas, durante el conflicto de noviembre del año pasado.

Anteriormente, en contacto con EL DEBER, el titular de Gobierno enfatizó que no será “trofeo de narcotraficantes, ni pedófilos, ni delincuentes vendidos a las mafias narcotraficantes”, advirtiendo que comenzó la “cacería” judicial.