Escucha esta nota aquí

Todo el mundo nos dice que cerremos la Asamblea, para qué sirve”, afirmó esta jornada el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, sobre la polémica que existe con la mayoría del MAS en el Legislativo y el “bloqueo” a créditos para combatir el coronavirus.

Durante un discurso en la ciudad de El Alto, la autoridad nacional sostuvo que, pese a esas posturas, no intervendrán el ambiente, “porque sería antidemocrático”, pero planteó que los salarios que reciben los diputados y senadores sean entregados a la población en forma de bonos.

“Yo le dije a la presidenta que todos los sueldos de los asambleístas que están ahí, sin hacer nada, se repartan en bonos para el pueblo, estoy seguro que todos apoyarían”, agregó Murillo.

Agregó que “es una vergüenza lo que pasa con la Asamblea. No todos tienen 20.000 bolivianos mensuales, estando en sus casas, sin hacer nada, mientras los policías están en la calle, con 4.000 bolivianos de sueldo, ofrendando sus vidas”.

En la víspera Murillo criticó al legislativo, lanzando una encuesta en Twitter para que se bloqueen los sueldos de los legisladores, como, a su juicio, ellos hacen con los créditos que gestiona el Gobierno para enfrentar la crisis por Covid-19.

“Todo el mundo nos quiere ayudar con donaciones para invertir en salud, pero también para generar bonos, que no reconocen color político, que solo reconocen a su pueblo y a su gente, como el bono universal, que llegó a todos, pero también recursos para invertir en la salud y evitar que más gente muera, pero nos duele que no podamos hacerlo porque la Asamblea nos está bloqueando el acceso a esos fondos”, acotó.

En respuesta, la presidenta del Senado, Eva Copa, propuso bajar los salarios del Ejecutivo y Legislativo a cero y aprobar un arraigo preventivo por seis meses tras concluir el mandato actual, recordándole a Murillo que los asambleístas fueron elegidos por el voto del pueblo.