Escucha esta nota aquí

El ministro de Salud, Marcelo Navajas, dijo entender la frustración que expresó el secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, Óscar Urenda, que actualmente está en aislamiento y que demandó ayuda del Gobierno nacional ante la dramática situación de esa región, que congrega más del 60 por ciento de los casos positivos de Covid-19 en el país.

La autoridad nacional admitió que existe la posibilidad de un desborde de la pandemia si no hay responsabilidad de la población y anunció que en el transcurso de los próximos días estará consolidada la red de laboratorios en todo el país para diagnosticar coronavirus.

“Yo lo he visto al doctor Urenda quebrarse en una noticia, dura, porque ha visto las cifras en Santa Cruz y está viendo, como todos ustedes ven, que esto se nos puede desbordar si es que nosotros no tenemos las condiciones de distanciamiento, higiene de manos y todo lo que he repetido hasta el cansancio”, afirmó el titular.

Cuando anunció que ingresaba en aislamiento porque se identificó un caso en su equipo, Urenda envió un duro mensaje a las autoridades nacionales: “Con 400 casos en cuatro días, en Santa Cruz están saturándose sus hospitales Covid-19 y debemos demandar lo que hemos convenido con el Gobierno nacional, que son contratos para el personal y respiradores para nuestros pacientes”.

Ante eso, Navajas manifestó que “muchas veces uno tiende a quebrarse cuando ve que todo el esfuerzo que hizo no está retribuido por un grupo pequeño de la población y que hace que aumenten los casos”, reiterando que “los casos van a ir aumentando,  porque esta es una pandemia y nosotros estamos en una curva, por suerte sostenida”.

El ministro en la víspera dijo que “si nos va bien” habrá 10.000 casos de Covid-19 en el país este mes y explicó que “el momento que esta pandemia empiece a bajar es cuando el 60 por ciento o más de la población esté contaminada, a partir del 80 por ciento, 70 por ciento, vamos a decir que la hemos ganado y lamentablemente en ese combate y durante ese tiempo, vamos a tener muchos fallecidos y vamos a tener todavía más fallecidos”.

Sobre los laboratorios

Navajas anunció que esta semana se calibrará el laboratorio en Cochabamba, al igual que el de Tarija y Beni, después los de Oruro y Potosí, regiones que aún tienen que enviar sus pruebas a La Paz y Santa Cruz para recibir resultados, muchas veces con problemas por el transporte o por demora en los diagnósticos.

“Los falsos negativos siempre habrá. Existen pruebas que por la cantidad, inadecuada a no apropiada de muestra, puede llevar a resultados erróneos, pero esto se subsana haciendo otras pruebas”, reconoció, ante denuncias que apuntan a que existen pacientes infectados a los que inicialmente se les dijo que no tenían Covid-19.

El titular de Salud destacó también la norma que ayer aprobó Diputados, que autoriza pagar dos salarios o elevar los mismos de forma temporal y excepcionalmente en la prestación de servicios del personal en salud, mientras dure la emergencia sanitaria, garantizando que exista personal para combatir el mal.

Finalmente, el ministro ratificó que esta noche se conocerán las características de riesgo para que algunos municipios ingresen en la cuarentena dinámica, ratificando que ahora “puede haber días en que los laboratorios se vean abarrotados de pruebas”, pero sosteniendo que fueron reforzados para cumplir con su labor.

Los datos

Bolivia actualmente tiene 1.886 casos positivos de coronavirus, 198 recuperados y 91 decesos. Santa Cruz (1.160), La Paz (260), Beni (212) y Oruro (113) son los cuatro departamentos que más casos concentran.