Escucha esta nota aquí

Marcelo Navajas, ministro de Salud, firmó dos notas en las que instruye la compra y el traslado de 170 respiradores desde Barcelona (España). Hoy la autoridad fue conducida a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz para que brinde sus declaraciones.

Los dos instructivos fueron remitidos al director de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), Geovanni Pacheco, que en la víspera fue aprehendido junto a otros personeros de esa cartera de Estado.

La autoridad, en uno de los documentos, del 8 de mayo, especifica que la adquisición tiene un “carácter de urgencia” frente a la emergencia sanitaria que vive el país frente a los casos de Covid-19.

La nota indica: “En el marco de la emergencia sanitaria nacional y tomando en cuenta los estipulado en la Ley para la Prevención, Contención y Tratamiento de la infección por el coronavirus del 1 de abril de 2020, tengo a bien instruir con carácter de urgencia que, por intermedio de las instancias que corresponda de la AISEM, proceda inmediatamente a la adquisición”.

La compra directa desató una dura polémica, debido a que el Estado, mediante intermediarios, habría pagado cuatro veces más que el precio de fabricación, debido a que se erogó unos $us 28.000 por cada unidad, cuando la firma los comercializa a unos 6.500.

Una segunda nota firmada por Navajas menciona el traslado de los equipos, informando la existencia de un vuelo chárter de Boliviana de Aviación (BoA) en la ruta Cochabamba- Barcelona, Barcelona- Santa Cruz de la Sierra, entre los días 11 y 13 de mayo

Los datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), instancia que financió la adquisición y el traslado, indica que el proceso tuvo un costo aproximado de $us 5 millones, que eran parte de un fondo de $us 82 millones, destinados a la provisión de equipamiento médico y adquisición de insumos a utilizar en la lucha contra la pandemia.

La segunda nota:

Comentarios