Escucha esta nota aquí

La norma de bioseguridad del distanciamiento físico de al menos un metro y medio entre persona y persona para evitar contagios del Covid-19 no se cumple en los actos públicos de la presidenta Jeanine Áñez, como se pudo observar este viernes durante la entrega de condecoraciones a personas que donaron plasma y el acto de donación de sangre de la mandataria en afueras de Palacio de Gobierno.

En la transmisión en directo por Televisión Boliviana se pudo observar un grupo de camarógrafos de la prensa prácticamente pegados unos con otros dentro del 'corralito' que protocolo de Palacio suele destinar a los trabajadores de la prensa. 

Incluso en la mesa central del acto, la propia presidente se encontraba sentada a menos de medio metro de la ministra de salud, Eidy Roca, del ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, y éste de otra autoridad sentada a su izquierda.

También durante el acto de donación de sangre de la presidente se pudo observar no solo periodistas, sino también otras personas agrupadas, excesivamente cerca, lado a lado y unas detrás de otras, en torno al lugar donde se desarrolló el acto, sin guardar la distancia establecida en el decreto supremo de la emergencia sanitaria.

Similares imágenes se observaron el jueves al ingreso y salida de la catedral paceña, cuando la mandataria asistía a la celebración de Corpus Christi. Entró rodeada de personal de seguridad y de otros funcionarios, a la salida se vio similar situación y se evidenció aún más cuando concedió una entrevista de prensa en el atrio de ese templo paceño.






(Foto: ABI)