Escucha esta nota aquí

Personal de salud en Caranavi (La Paz) fue hostigado anoche por un grupo de pobladores. Ellos permanecían aislados en un alojamiento luego de haber atendido a un paciente con Covid-19, pero tuvieron que replegarse ante la intransigencia de los movilizados.

En medio del acoso, una enfermera se quebró en llanto. “Nosotros no somos gente enferma. Yo soy de Caranavi y no sabía que mi propia gente me podía tratar de esa manera”, exclamó, lamentando la actitud de los movilizados.  

Los profesionales solicitaron al Servicio Departamental de Salud (Sedes) su traslado a la sede de Gobierno ante la falta de condiciones de seguridad, mientras que el alcalde de ese municipio yungueño, Daniel Paucara, reprochó el accionar de un sector de la población.

Video del drama del personal de salud:


“Se están replegando y ahora, con qué médicos nos vamos a quedar. Los dirigentes tienen que hacerse responsables, no alborotar a la gente. Tanto hemos dicho que no salgan y ahí están los casos, van a aparecer más infectados y dónde se los va a atender, quién los va a atender”, sostuvo la autoridad.

Al momento son dos personas que dieron positivo a coronavirus en Caranavi, un comerciante de frutas y su esposa, quienes ya están aislados. Esa región debía ingresar a cuarentena dinámica, pero ahora se analiza endurecer las medidas para evitar contagios.

Comentarios