Escucha esta nota aquí

El presidente Luis Arce promulgará en las próximas horas un nuevo decreto supremo con restricciones más fuertes, sobre todo en la frontera con Brasil, ante la nueva variante de Covid-19, más contagiosa y letal, según la directora de Epidemiología, María Rothe en una entrevista que dio al programa Asuntos Centrales.

Ayer existió una reunión del Gabinete de ministros que trata directamente la problemática, en la que se definió las características de la disposición, que descarta un cierre completo de fronteras, pero contempla rigurosos controles, horarios de paso y otros protocolos para evitar el ingreso de personas infectadas con esa cepa.

La norma incluirá algunas medidas que ya se aplican en Corumbá, población brasileña que colinda con Puerto Quijarro, donde existen periodos del día en los que se habilita el arribo y salida de personas, con cierres y aplicación masiva de pruebas.

“Ayer, en reunión de Gabinete Covid-19, se discutió el documento, a partir de ahí tendremos una nueva norma con más restricciones en frontera, pero la norma en ningún momento cierra las fronteras de forma definitiva, porque son fuente de intercambio comercial. Hemos tenido un año fatídico, la gente quedó económicamente muy dañada, no podemos olvidar su bolsillo, no lastimarlo, ahí estamos equilibrando, tratando de lograr un adecuado control sanitario sin lastimar la economía de las familias que viven en la zona”, dijo la directora de epidemiología, María Rothe.

La especialista adelantó también que se realizarán pruebas PRC a quienes no viven en poblaciones fronterizas, pero que estén de tránsito por ellas, junto a un aislamiento obligatorio de 10 días, con un nuevo test a los siete días, antes de salir, mientras que quieren residen en esas regiones se someterán a exámenes de antígeno nasal.

Respecto a las personas que vengan de otras naciones, se mantendrá la exigencia de un certificado que acredite una prueba PCR negativa con un máximo de tres días previos. “Siempre y cuando no haya una modificación, se hará solicitud de PCR con 72 horas de antigüedad y aislamiento obligatorio de 10 días para las personas que vienen de Brasil, con un nuevo PCR a siete días antes de salir (…) Tenemos amenazas de otras cepas, por lo tanto, cualquier persona que llegue al país es potencialmente peligrosa”, agregó Rothe.

Ratificó que se priorizará la inmunización en frontera y área rural, pero sin alterar el cronograma establecido con los Sedes. Casi la totalidad de dosis AstraZeneca que lleguen al país serán enviadas a esas localidades, tal el caso de la distribución de 90.000 vacunas en Cobija, Riberalta y Guayaramerín, según datos que dio Rothe.

Comentarios