Escucha esta nota aquí

La tarde de este lunes, el presidente Luis Arce posesionó a sus 16 ministros que lo apoyarán en su Gobierno. Las nuevas autoridades le dieron un vistazo a su despacho y evalúan el estado de situación económica del Gobierno, luego de un año de gobierno transitorio, afectado por la pandemia, la crisis económica y denuncias de hechos de corrupción. Así también, las autoridades ejecutivas agendaron sus prioridades de lo que serán sus competencias exclusivas.

La flamante ministra de la Presidencia, María Nela Prada compromete trabajo en la lucha contra la violencia a la mujer y la discriminación. Otro de los compromisos es “la defensa a la vida y la patria”.

El país nos necesita trabajando por la justicia social, contra la pandemia, contra la crisis económica, política, social, la crisis ecológica y por supuesto contra toda forma de violencia hacia la mujer, ni una menos hermanos y hermanas, ese es un compromiso que hoy debemos asumir y que hoy asumo como mujer”, mencionó.

Por su parte, el ministro de Salud, Edgar Pozo, anunció que evaluará las irregularidades conocidas de supuestos hechos de corrupción durante el tiempo más crítico de la pandemia por el Covid-19.

“Conoceremos el estado interno, el diagnóstico del Ministerio de Salud. Cuán enfermo está. Sabemos que está grave, pero ¿será que necesita terapia intensiva?”, se preguntó. Otra de las prioridades será afrontar la lucha contra la pandemia del coronavirus. También dijo que fortalecerá el Sistema Único de Salud (SUS), que fue descuidado por las anteriores autoridades del sector y luchará para que el Gobierno asigne el 10% del Presupuesto General del Estado (PGE) a fin de afrontar la situación económica que atraviesa este sector de la salud pública.

Carlos Del Castillo del Carpio, ministro de Gobierno, señaló que primero se abocaría a analizar cómo han dejado el Ministerio de Gobierno y supone que está “en pésimas condiciones”. Entre tanto, expresó que la línea de su gestión será “trabajar en la unidad del pueblo boliviano”.

El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, descartó la creación de milicias armadas, como lo estaban pidiendo algunos grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS). Dijo que durante su gestión sostendrá una relación con las Fuerzas Armadas en el marco de su misión constitucional, la Ley Orgánica de las FFAA y “se hará un trabajo de la forma más ética, transparente, institucional, legal y humana para poder vivir pacíficamente en Bolivia”.

Señaló que se considerará el tema de los futuros ascensos militares, en coordinación con el Capitán General de las Fuerzas Armadas (el presidente Luis Arce), apegados a la legalidad que establece la Constitución Política del Estado.

El ministro de Medio Ambiente y Aguas, Juan Santos Cruz, reconoció que uno de los mayores problemas que enfrenta el país son los incendios de la Chiquitania. “Nos informaremos en el tema medioambiental y de agua y tomaremos las acciones inmediatas”, explicó.

El ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, anunció que realizará auditorías a todas las oficinas dependientes de esa cartera de Estado, para conocer el estado de situación. Anunció también que dará continuidad a las obras que hubieran sido paralizadas por la gestión transitoria, porque ése será el plan más serio para la reactivación económica.

Por otro lado, el ministro de Desarrollo Rural, Wilson Cáceres, se comprometió a trabajar bastante en la producción tanto en oriente como en occidente del país para sacar adelante la economía del Estado Boliviano.

Para eso, señaló que se van a hacer investigaciones con el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF). También expresó que se trabajará de manera rigurosa con el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA). Señaló que trabajaría con los profesionales de las diferentes organizaciones sociales.