Escucha esta nota aquí

La misión de parlamentarios opositores, conformada por diputados y senadores de Creemos y de Comunidad Ciudadana, cumplió otro de sus cometidos en su gira por Estados Unidos para denunciar asuntos de la coyuntura política y judicial de Bolivia: reunirse con Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

A decir de la senadora Centa Rek (Creemos), Almagro expresó su preocupación sobre la situación en Bolivia e indicó que ese organismo internacional está en observación permanente a los asuntos políticos y judiciales en los que se ha visto envuelta, principalmente, la oposición en los últimos meses, con casos que fueron denunciados y expuestos a otras entidades internacionales con base en EEUU, como Human Rights Watch y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

"Es de considerar que la justicia funciona con un doble estándar, en un sentido es persecutoria y controladora y en otro sentido favorece al partido de Gobierno (Movimiento Al Socialismo - MAS)", apuntó Rek tras concluir la reunión, agregando que se observó que en Bolivia no hay capacidad para que se lleve adelante casos contra la oposición debido a que "no hay garantías para que los ciudadanos sean juzgados en igualdad de condiciones".

La senadora subrayó que estas reuniones son un avance para llevar la denuncia de "violación de los derechos humanos (DDHH), persecución política e instrumentalización de la justicia" al Derecho Internacional, para que de esta manera se genere sensibilidad y se sienten precedentes para reencauzar la democracia en Bolivia.

Rek recalcó que se enfatizó en la violación de derechos humanos y se aportaron pruebas documentales que fueron entregadas a Almagro y su equipo, así como una carta donde exponen los cincos ejes centrales de la denuncia que engloba peticiones que apuntan a que "los valores democráticos y de derechos humanos" no pierdan vigencia. Desde la OEA se habrían referido a la necesidad de realizar un cambio en la Justicia boliviana, según la senadora.

La parlamentaria concluyó que es necesario poner en conocimiento de los organismos internacionales lo que ocurre en Bolivia, ya que sería una instancia para denunciar las irregularidades y buscar vías de diálogo que borren tensiones políticas que rompen la democracia, las garantías constitucionales y los derechos ciudadanos.

"Está el compromiso de la OEA para colaborar con Bolivia, su ciudadanía y la posibilidad de restituir el orden constitucional. Hay muchas amenazas por parte del Gobierno y ellos no consideran que nuestra misión es para el bien del país en su conjunto, lo ven desde el control político que tienen en el momento y quieren seguir teniendo, aún rompiendo la posibilidad de que todos los ciudadanos seamos iguales ante la ley", subrayó Rek.

Comentarios