Escucha esta nota aquí

A las 15:49 de este jueves 21 de enero, miles de campesinos de la provincia Omasuyos del departamento de La Paz despidieron el cuerpo de su casi octogenario líder, Felipe Quispe Huanca, el Mallku. El cementerio de Ajaría Grande, pueblo natal de su madre alojará el féretro con los restos del que fuera el más controvertido luchador campesino.



El ataúd fue cubierto con la Wiphala. Fotos. APG

“Las organizaciones que él ha formado tienen que reconocer, él era el hermano mayor, guiaba a todos por eso tenemos que agradecer lo que ha hecho hasta ahora, recién todos se acuerdan, miren la prensa, acaso venían así cuando él luchaba”, cuestionó, Crispín Huanca Quelca, uno de los ponchos rojos que llegó para custodiar el lugar donde descansan los restos del Mallku.


Una inmensa hilera de campesinos de la provincia Omasuyos esperaba su turno para despedirse de su líder que los condujo en dos momentos determinantes de la lucha en las provincias.




Así fue el sepelio del Mallku en Achacachi. Fotos. APG

La figura del Mallku incluso provocó el arribo de una delegación del Perú que llegó hasta este lugar para asistir al entierro de los restos. En Cochabamba, Oruro y Sucre, se organizaron para realizar actos simbólicos de despedida.


La familia acordó trasladar los restos de su progenitor después de las 10:00, desde el improvisado salón velatorio en la ciudad de El Alto hasta su natal Achacachi. Antes de eso se hizo presente el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, quien adelantó que el ente legislativo aprobaría una “declaración camaral” que reconoce la lucha de Quispe Huanca.


Muchos llegaron con la imagen del Mallku. Fotos. APG

Un largo recorrido realizó el cortejo fúnebre antes de que el cuerpo sea llevado en la carroza fúnebre que encabezó una hilera de vehículos que viajaron desde la ciudad de El Alto hasta el municipio de Achacachi, ubicado a 80 kilómetros.


Los ponchos rojos organizaron el arribo con una parada obligatoria en el cuartel general de Q’ala Chaqa, que es el ingreso a Achacachi, la capital de la provincia Omasuyos y lugar de concentración de todas las movilizaciones que organizaba el Mallku.



Así fue el sepelio del Mallku en Achacachi. Fotos. APG

Hasta este lugar ya no llegaron autoridades nacionales que sí lo hicieron en la ciudad de El Alto. Los discursos que lanzaban los campesinos era en aimara mezclado con el castellano, tal como realizaba sus arengas el Mallku en las concentraciones.


Así fue el sepelio del Mallku en Achacachi. Fotos. APG

La infaltable música venció al aullido del viento que danzaba sobre las pampas del cementerio de Ajaría Grande. Era las 15:49 cuando los dirigentes comunales terminaban de empujar dentro del nicho el ataúd del veterano líder campesino.   

Así fue el sepelio del Mallku en Achacachi. Fotos. APG

Comentarios