Escucha esta nota aquí

Los laboratorios estatales ya tienen la capacidad de detectar las variantes de Covid-19 y, la más recciente, Ómicron aún no ingresó al país, según informó el ministro de Salud, Jeyson Auza, quien dijo que no será necesario llevar las pruebas clínicas sospechosas de esta variante a otros países.


“La prueba PCR detecta esta nueva variante”, también aseveró en una conferencia de prensa.


La autoridad estatal manifestó, además, que las pruebas de antígeno nasal son aún efectivas, pero mencionó que es “muy pronto” para determinar la completa efectividad de las pruebas diagnósticas en el caso de Ómicron.


“Como Estado tenemos el orgullo de decir que ya no estamos en las circunstancias de hace meses, cuando todo teníamos que mandar a Argentina, Brasil o Alemania, a veces después de muchos meses mandaban los resultados. Gracias a un impulso a nuestro INLASA y a la capacitación del personal, Bolivia está en la capacidad de diagnosticar e identificar a esta nueva variante, estamos en la capacidad de realizar la secuenciación genómica que nos permitirá realizar la vigilancia”, dijo la autoridad en conferencia de prensa.


Desde Argentina y Brasil  llegó información sobre la presencia de la variante Ómicron de Covid-19 y, aunque se tomaron medidas de salubridad, Auza consideró que no es necesario hacer lo propio en territorio nacional, ya que ninguna persona que tenga un examen de laboratorio positivo, puede ingresar a Bolivia.


Auza explicó que un estudio científico preliminar muestra que el riesgo de infección producto de la variante Ómicron en esta cuarta ola es 2,4 veces mayor que en la primera ola.



Las constantes informaciones sobre el peligro de esta nueva variante fueron calificadas por el ministro como una “infodemia” y realizó una extensa explicación de las causas y los detalles de esta nueva variante que desde su perspectiva no se sabe si puede afectar o beneficiar en la lucha contra la pandemia.


“Se debe aclarar que los virus mutan todo el tiempo, la mayoría de las veces estas variaciones no afectan ni cambian las características de los virus, ni de la enfermedad que producen. Este podría ser el caso de Ómicron, en este momento no sabemos si nos puede afectar o favorecer en la lucha contra la pandemia”, dijo el ministro.


Asimismo, deslindó cualquier responsabilidad del Estado sobre la compra de medicamentos del mercado negro para combatir esta variante, aseguró que medicamentos como el Favipiravir, que se utilizan en este tipo de casos, están a disposición de los Sedes que así lo solicitaron. Por eso dijo que las personas que compren este medicamento corren el riesgo de ser estafados porque no saben si es el fármaco que adquieren.

Comentarios