Escucha esta nota aquí

A través de un pronunciamiento público, la Organización de las Naciones Unidas (NNUU), la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) y la Unión Europea (UE), convocaron al diálogo a los sectores involucrados en los conflictos que aquejan al país y les pidieron levantar las medidas de presión.


“Hacemos un llamado a los sectores movilizados, que están bloqueando caminos, a deponer aquellas actitudes en bien de la convivencia entre bolivianos y bolivianas. Hoy, más que nunca, la unidad y la solidaridad son fundamentales para enfrentar los grandes retos de salud pública y la crisis política institucional que nos pone en escenarios de conflictividad y violencia, cuyas consecuencias podrían ser mayores si se mantienen las posiciones encontradas”, señala parte del documento público.


Este martes debía instalarse una mesa de diálogo con todos los sectores, sin embargo, la misma no prosperó y se espera una respuesta del MAS y de la dirigencia de los bloqueadores, principalmente.


La Iglesia y los garantes internacionales expresaron su apoyo a los esfuerzos que realizó el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para lograr consensos entre los actores políticos y sociales que contribuyan a fortalecer la institucionalidad democrática y el proceso electoral. La propuesta del presidente del ente electoral, Salvador Romero, es de realizar las elecciones el 18 de octubre como último plazo.