Escucha esta nota aquí

Luego que saliera a luz pública la carta de la vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Rosario Baptista Canedo, que envió al Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, las organizaciones políticas se pronunciaron exigiendo una explicación al organismo electoral que aún guarda silencio.

“Dada la gravedad de tal presunción, Comunidad Ciudadana, exige a la vocal Rosario Baptista que dé una explicación y haga conocer en detalle al país de forma inmediata, qué elementos tiene en su poder para abrigar la sospecha de la existencia de un bloque clandestino que pudiera haber inducido o condicionado el resultado final de estos comicios; en otras palabras, haber alterado, manipulado o cambiado sus resultados”, dice una carta pública enviada por Comunidad Ciudadana (CC).

Exige también al TSE que explique cómo, después de que todos sus miembros de manera unánime, incluida la vocal Baptista, avalaron con su firma los resultados oficiales y la transparencia del proceso electoral, se produzca un pedido de investigación al Secretario Almagro desde el seno mismo de esta institución, ya que la carta lleva el membrete oficial del Órgano Electoral Plurinacional (OEP) y está firmada por uno de sus integrantes.

La denuncia

Según la carta de la vocal enviada a la OEA, se le pide que “investigue la posible existencia de un bloque de data alterno, técnicamente reservado con acceso privilegiado, restringido y secreto, fuera del alcance de quienes hasta ahora verificaron la integridad de este padrón y que en estas y otras elecciones pudieran haber inducido o condicionado el resultado final”.

Además, pide contrastar las huellas dactilares de las listas índices de las mesas electorales, con las huellas del padrón biométrico.

Convocatoria a Sala Plena

Por su parte, el excandidato presidencial por Libre21 y expresidente de Bolivia, Jorge Tuto Quiroga, señaló que sería grave si las denuncias de la vocal se confirmaran y le pidió pronunciarse cuanto antes.

“Esto es muy grave, daña la democracia y empaña la jornada cívica y ciudadana del pasado 18 de octubre. Exijo a usted convocar a Sala Plena cuanto antes para decir la verdad al país, y al mundo, sobre el bloque alterno, reservado y de acceso privilegiado del padrón electoral”, pide Quiroga en una carta.

Además, le exige ordenar una inmediata y acelerada digitalización de las huellas dactilares en las listas índices de electores del 18 de octubre, para cruzar esta información con el padrón biométrico, a fin de determinar cuán inflado fue el resultado de las elecciones.

“Como usted goza de baja credibilidad, este ejercicio digital debe ser necesariamente acompañado por una misión de la OEA, tal cual lo pide la vocal Baptista. Además, debe respaldar este ejercicio un grupo de la sociedad civil y universitaria boliviana, integrado por expertos bolivianos como Álvaro Andrade y Edgar Villegas, quienes fueron determinantes para develar el fraude del año pasado”, señala.

En los últimos días, Salvador Romero ha descartado una auditoría, porque todo el proceso ha sido avalado por los organismos internacionales.

Pedidos de auditoría

Ante la exigencia del Comité Pro Santa cruz, de una auditoría a las Elecciones Generales, por el que habrá un paro cívico este viernes en al menos cuatro departamentos, el Gobierno también ha exigido al TSE, la realización de este proceso de investigación.

La mañana de este jueves, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, a nombre del Poder Ejecutivo, envió una misiva al presidente del TSE, Salvador Romero en la que le solicita que, para dar certidumbre, tranquilidad y credibilidad a la ciudadanía boliviana, atienda el pedido de las “expresiones públicas y espontáneas de diferentes organizaciones territoriales sociales y cívicas” y ordene la realización de una auditoría a las elecciones realizadas el 18 de octubre.

La carta señala que la democracia es el sistema de convivencia política y pacífica que debe garantizar a los ciudadanos la materialización de los principios rectores como ser la libertad, igualdad, inclusión, transparencia, rendición de cuentas y otros.

En ese mismo sentido, Luis Fernando Camacho, excandidato presidencial por la Alianza Creemos, le había enviado una carta a la Presidenta Áñez, pidiéndole que por obligación moral, vele por la democracia boliviana y exija una auditoría al TSE.