Escucha esta nota aquí

La presidenta le planteó dos desafíos: Reactivación y empleo. El ahora ex asambleísta y ex gerente general de Cainco y director de Coordinación Institucional de la Gobernación de Santa Cruz, sostiene en esta entrevista con EL DEBER, que tiene la experiencia suficiente para asumir la responsabilidad de proyectar al país para que salga menos golpeado de la pandemia del Covid-19.

Un cambio rotundo, de senador a ministro del área económica, ¿cómo lo asume?
En realidad, yo inicié toda mi carrera profesional trabajando con los sectores productivos, un campo que conozco, como conozco la actividad productiva de todo el país, desde los artesanos, los micro, pequeños, medianos y grandes empresarios, también los sectores productivos del campo. 

Entonces, lo que tenemos que hacer es un trabajo de equipo con los ministerios sectoriales para superar este difícil momento, ayudando a superar problemas, a levantar las barreras que existen en nuestro país para el desarrollo de las actividades económicas apoyando a todos quienes con mucho esfuerzo crean empleo en el país, y también impulsando con otros ministerios ese Plan Empleo que ha dado como mandato la presidenta, que quiere que en junio ya esté funcionando, para generar esas fuentes de trabajo que se pueden haber perdido, y que produzcan dificultades en las próximas semanas y meses. De esta forma superaremos las difíciles consecuencias que se generarán sobre la economía tras la pandemia que nos llegó de afuera, nos obligó a tomar medidas restrictivas económicas, pero que eran imprescindibles para que no haya una multiplicación del contagio.

Usted viene del sector productivo, ¿cuándo se reunirá con los empresarios?
Inmediatamente tomaremos contacto con distintos sectores económicos, recibiré toda la información de lo que mi antecesor ya había preparado y en función a ello, generar el plan de reactivación que pidió la presidenta. 

Aquí es importante que tengamos un trabajo estrecho, de escuchar tanto a los trabajadores junto al ministro de esa área, como con los sectores de los artesanos, los pequeños, medianos y grandes empresarios. Debemos trabajar con todos, y que en equipo, desde el Ejecutivo, nos dediquemos a escuchar y dialogar con todos los sectores. Veamos cómo resolvemos los problemas y salgamos adelante.

La presidenta le dio dos misiones específicas, ¿cómo va a encarar cada una de ellas?
Las dos misiones son reactivación y empleo. Hoy están estrechamente vinculadas. Para la reactivación, tenemos que buscar cómo tener esa interrelación permanente con todos los sectores del país, desde los más pequeños a los más grandes, en los distintos sectores, en el conjunto de los nueve departamentos. Identificar dónde están los mayores problemas en este momento, y ayudar a ver cómo resolverlo o superarlo.

Para mí, el concepto de levantar barreras en Bolivia es fundamental, hay muchas dificultades para que todos los que emprendan, para los jóvenes se hace un desafío casi imposible desarrollar un nuevo negocio y eso tenemos que superarlo.

Por el otro lado, para crear empleo, iremos por dos caminos: Impulsar a los sectores económicos, y contribuir en un trabajo en equipo con otros ministerios para que se pueda desarrollar ese plan Empleo que la presidenta ha anunciado, y debiera dar la oportunidad de trabajo a todas aquellas personas que tengan dificultades de conseguirlo en las próximas semanas y meses, como resultado de la pandemia, que obligó a limitar la actividad económica.

Desafío importante porque los microempresarios manifestaron que no están de acuerdo con el plan gubernamental para su sector, ¿qué hará al respecto?
Bueno, debemos trabajar con todos. Se ha aprobado un plan de 1.500 millones de bolivianos para financiar a los pequeños empresarios, que son los que generan mayor cantidad de empleo, eso debe funcionar. Tenemos que trabajar con todos los sectores y tengan por seguro que de mi parte tendré toda la disponibilidad de escuchar a todos, de aprender de todos, de trabajar con todos y de superar los problemas en la medida de lo posible.

El plan Empleo se basa en la construcción, especialmente de hospitales, dijo la presidenta, ¿cómo se encarará?
Para ese plan debemos buscar una serie de obras que maximicen la rentabilidad social, pero también la demanda de mano de obra. Hay que entender que estamos en una situación de emergencia y tenemos que dar respuestas.
Pero, al mismo tiempo, debemos trabajar intensamente para que se pueda preservar el empleo actual, el permanente y ojalá que podamos sentar las bases para la creación de nuevas fuentes de trabajo más sostenible.

Hay un plan que su antecesor dijo que se lo deja para su consideración, ¿lo va a seguir?
Todo lo que sean buenas ideas, hay que trabajarlas, hay que darles continuidad, y buscaremos mejorar seguramente con todo lo que escucharemos de distintos sectores de la sociedad y los planteamientos que tenemos nosotros.

Es un desafío importante asumir esta cartera en época de pandemia.
Sí, es una responsabilidad muy grande. Creo que hay un compromiso muy importante por la confianza que ha depositado en mí la presidenta Jeanine Áñez, voy a poner todo mi conocimiento, mi experiencia de la economía nacional, de los sectores económicos del país, para que aminoremos el impacto negativo de la pandemia sobre la economía nacional, y sobre la internacional que nos va a afectar. Para superar todo esto, el país no debe sólo enfrentar exitosamente el desafío de preservar la salud de la población y salvar la mayor cantidad de vidas, sino también para salvar los empleos, preservarlos e impulsarlos.

¿El enfoque de su trabajo será proyectar al país a lo que se viene después de la pandemia?
Así es, la presidenta ha dicho que debemos cuidar de la salud, y cuidar de la economía. Hoy, obviamente la gran prioridad es la salud, pero tenemos que trabajar desde hoy, ya para preparar la salida de la cuarentena, superar la pandemia y evitar que el problema económico afecte, como en todo el mundo se teme, a las condiciones de vida de las familias bolivianas.

¿Cuáles son los riesgos de que esto sea muy grave en Bolivia tomando en cuenta el país que somos, lejos del primer mundo?
Todos los países del planeta hoy sienten la amenaza cercana de problemas económicos, hemos visto que no solo hay el costo de la limitación de las actividades económicas para prevenir la propagación del contagio, sino que tenemos la caída de los precios internacionales, seguramente caída de la demanda internacional. 

Se viene una época muy difícil, tenemos que enfrentarla con todos los sectores, y quiero trabajar con todos.  Incluso con mis antiguos colegas de la Asamblea, espero que podamos consensuar leyes que impulsen esta reactivación que tanto va a necesitar nuestra población.

¿Qué leyes por ejemplo?
Leyes que promuevan el alivio tributario que debe ser muy importante en estas condiciones, leyes que deben aprobar financiamientos y créditos internacionales para enfrentar la pandemia, pero también leyes que debieran impulsar sectores económicos para desarrollar sus actividades y crear nuevos empleos.