Escucha esta nota aquí

Desde el 18 de mayo de este año Oruro no bajó, en promedio, de 206 casos diarios de coronavirus, ese dato sumado la cantidad de fallecidos, 167 en total, hace un promedio de 10 fallecidos en ese mismo periodo de tiempo. Todo esto llevó a las autoridades a considerar la posibilidad de una declaratoria del desastre sanitario departamental.


“Si no logramos conseguir entre todos los orureños bajar esta tasa de letalidad estaríamos decretando el desastre sanitario departamental, y ¿qué implicaría esto?, pues que tendríamos que estar sometidos a un encapsulamiento por tiempos largos y esto obviamente va a repercutir sobre la economía de las familias y sobre la alimentación de la población”, dijo el Gobernador de ese departamento, Jhonny Vedia.


La autoridad promulgó el decreto departamental 112 dictando medidas de prevención para evitar la escaldada de Covid-19, estas disposiciones estarán vigentes desde el 2 al 15 de junio de este año.


El decreto manda a realizar controles en los dos pasos fronterizos que tiene el departamento con Chile: Pisiga y Tambo Quemado.


“Según el índice de alerta temprana nacional, en los gobiernos autónomos municipales con nivel de alerta roja, se implementará la cuarentena rígida los días sábados, domingos y feriados, las mismas que podrán ser sujetas a medidas ampliatorias por parte de los gobiernos municipales, de acuerdo a los reportes técnicos epidemiológicos”, señala el parágrafo III del artículo 2 de este decreto.


De acuerdo con el informe que presentó el ministro de Salud, Jeyson Auza, el 31 de mayo, Oruro duplicó la media nacional de letalidad con una tasa, durante la tercera ola, de 4,43%. El departamento reportó 6.237 casos positivos entre abril y mayo. Durante ese mismo periodo, registró 276 fallecidos, superando al departamento de La Paz.


El gobernador Vedia dijo que una de las causas para estos números de contagios y fallecidos, es el alto consumo de bebidas alcohólicas en el ámbito urbano, por esa razón se prohibió la venta de estas bebidas los sábados y domingos. Otro de los factores son las fiestas en el ámbito rural y dijo que dialogó con la dirigencia de las mujeres campesinas para que colaboren en la prohibición de esas manifestaciones.




Comentarios