Escucha esta nota aquí

Hoy es el sábado de peregrinación en la ciudad de Oruro, pero por la crisis sanitaria, autoridades y organizadores del 'Carnaval de Oruro-Bolivia', decidieron suspender todas las actividades presenciales programadas para la gestión 2021. Por ello, los casi cuatro kilómetros de recorrido por las calles de la capital orureña, principal escenario de la fiesta, no albergarán a más de medio millón de espectadores, que por este año, no podrán sentir la fe, hecha danza, como el eje central de esta magnífica expresión cultural.

Esta jornada y a la cabeza de Monseñor Cristóbal Bialasik, obispo de la Diócesis de Oruro, el Gobierno Autónomo Municipal de Oruro, la Asociación de Conjuntos del Folclore de Oruro, y el Comité de Etnografía y Folclore, las tres instituciones señaladas por la ley 602, como las organizadoras del Carnaval, participaron de una misa en honor a la "Virgen del Socavón", patrona de los mineros, a quien se le brinda devoción y pleitesía el sábado de entrada de peregrinación. La misa virtual fue transmitida por las plataformas digitales de la alcaldía orureña y la ACFO, respectivamente. 

Bordadores, careteros y otros artesanos, no vestirán a los 50 mil danzarines que llegan de todo el mundo; más de 7 mil músicos no interpretarán diabladas, morenadas, caporales, tobas, tinkus, incas, potolos, suris sicuris, negritos, llamaradas, cullaguadas, kallawayas, phujllay, waca wacas, doctorcitos, khantus, wititis, tarqueadas, y otras danzas estilizadas, no, retumbaran las calles de la capital del folclore de Bolivia.

A pesar de todo ello, la fe, está intacta y se reproducirá hasta que se anuncie nuevamente la realización presencial del Carnaval, por eso, "somos patrimonio, y el mundo pone sus ojos en Oruro", reseñaron las autoridades, pero en esta ocasión ante la permanencia del coronavirus, muchas cosas han cambiado, "pero nuestra fe es la misma". 

"La celebración de la misa de manera virtual ha permitido que cientos de miles de fieles devotos, danzarines, y feligreses, de todo el mundo, inunden las redes sociales, con canticos, oraciones, canciones, y videos dedicados a nuestra madre, la Virgen del Socavón", explicó el alcalde de la ciudad de Oruro, David Choque.


Por otro lado, el presidente de la Asociación de Conjuntos del Folclore de Oruro, Jacinto Quispaya, detalló que el ente matriz que aglutina a 52 conjuntos y fraternidades, fue duramente golpeado por la llegada del Covid-19 al país, ya que tuvo que registrar el fallecimiento de varios de sus dirigentes, delegados, directivos y danzarines que a la fecha superan los 300. 

"Es por eso que se tuvo que asumir la medida de suspender el Carnaval de Oruro, ante la subida de la curva de contagios y fallecimientos en el país no podíamos arriesgarnos a que nuestra festividad religiosa se desarrolle con normalidad, pero hoy los dirigentes y autoridades hemos brindado esta misa en honor a la Mamita del Socavón, para pedir salud para todo el mundo y la pronta recuperación de los contagiados", dijo Quispaya. 

El Carnaval de Oruro es un evento folclórico y cultural en la ciudad de Oruro, así como la máxima representación de los carnavales en Bolivia, recibió de la Unesco el título de “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad”. A lo largo del carnaval participan más de 52 conjuntos folklóricos que son distribuidos en 18 especialidades de danzas que reúnen de distintas partes del país, que realizan su peregrinación hecha danza, hacia el Santuario de la Virgen del Socavón, cada sábado de carnaval en la tradicional “Entrada”.

Esta celebración, por la gran popularidad que alcanzó en los últimos años y debido a su gran manifestación cultural y atracción turística, pasó a volverse uno de los carnavales más importantes del continente conjuntamente con el de Río de Janeiro de Brasil y otros carnavales en el mundo. 

La ciudad de Oruro recibe a más de 500 mil visitantes, entre danzarines devotos y turistas de todo el mundo que anualmente visitan la capital del folclore de Bolivia generando un movimiento económico de más de 150 millones de bolivianos.



Comentarios