Escucha esta nota aquí

La iliquidez económica de las 11 universidades públicas que pertenecen al Sistema Universitario Boliviano, ha obligado al ente nacional a declararse en estado de emergencia y a reiterar su pedido de auxilio al Gobierno porque la situación es insostenible.

Hemos enviado varias cartas al ministerio de Economía y Finanzas Públicas, en las que expresamos que la situación impide a las universidades públicas pagar sueldos y salarios del personal docente y administrativo, pero hasta la fecha la cartera de Estado no nos ha dado respuesta”, señaló Max Mendoza Parra, secretario del del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB). 

Mendoza informó de que los recursos de las tres fuentes de ingreso: coparticipación, IDH y subvención ordinaria, han sufrido una caída considerable con relación al año pasado, cuando el ejecutado del presupuesto cerró en Bs 3.749,5 millones.

La entidad lamenta que la cuarentena los hubiera encontrado en plena elaboración del presupuesto de este este año, para el cual se tenía previsto cerrar con un presupuesto de Bs 4.034 millones. 

El vicerrector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), Osvaldo Ulloa,  aseguró que la situación de la casa de estudios es más complicada que la de otras instituciones que perciben recursos por impuestos, como la Alcaldía, por ejemplo, que cuenta con ingresos adicionales.

“Es nuestra principal fuente de ingresos.  La universidad recibe al año alrededor de Bs 600 millones, que es la base para poder pagar sueldos de docentes y administrativos, además de utilizar parte de ese monto en obras de mejoramiento de la calidad académica, investigación y becas, entre otros usos”, señaló Ulloa.

La autoridad mencionó que se ha logrado pagar una parte del sueldo de docentes y administrativos, mientras que el saldo esperan pagarlo una vez se encuentre la solución a este problema.

"Estamos hablando de una iliquidez en todas las universidades públicas", dijo Ulloa, que aclaró que los directivos de la universidad se han comunicado con el ministro José Luis Parada. Como respuesta, les expresó que el origen del problema nos es atribuible a ellos. 

 "Dicen que han cumplido, que el comportamiento tributario actual les impide obtener recursos. Somos conscientes de que el Gobierno no está cobrando impuestos. Pero nosotros les recordamos que es obligación del Estado mantener la educación pública. Es una preocupación de todos hacer que la economía se reactive, sabemos que hay que proteger la vida, pero, la economía también se afecta. Debemos buscar soluciones”, añadió el vicerrector.

La Uagrm cuenta actualmente con un personal de 1.800 docentes y 1.600 administrativos. Y alberga una comunidad de 110.000 estudiantes en todo el departamento.

“Estamos tratando de mantenernos en esa cantidad, porque sabemos que no podemos ser irresponsables con la situación del sistema”, agregó Ulloa, que aguarda una reunión entre los representantes del CEUB y el Gobierno para definir el tema esta semana.