Escucha esta nota aquí

Pisos alfombrados, quirófano sin equipamiento, ausencia de terapia intensiva, energía eléctrica deficiente, agua insuficiente, difícil acceso y un alquiler de Bs 500.000 cada mes, ese es el contexto de una clínica estética en La Paz que fue alquilada por la gerencia de la Caja Nacional de Seguros (CNS) y que habilitó como un centro oncológico.


El viaje es de dos horas para llegar a esta clínica, trayecto que deben realizar los pacientes con cáncer, y que a veces es inútil porque de 15 pacientes que atendían en enero, ahora solo atienden a cinco, no hay quimioterapia, braquioterapia, diálisis, juntas médicas para autorizar tratamientos y encima deben tomar sus recaudos por el Covid-19 que ya puso en cuarentena a todo el personal médico de ese centro.


René Velásquez, Florentina Paredes y Margot Balladares relataron entre indignados e impotentes las irregularidades que pasan todos los días y que no fueron solucionadas por la actual gerencia de la CNS y la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social de Corto Plazo (Assus), cuyas autoridades los convocaron para mañana a una nueva ronda de diálogo, que hasta ahora no ha dado resultados.


La clínica 'Talentum' se encuentra en la residencial zona de Mallasilla y está alejada de cualquier acceso a servicios. El contrato feneció en enero de este año, con una ampliación sigue funcionando. El informe técnico que tienen los pacientes establece que la clínica no reúne las condiciones para prestar servicios a los pacientes oncológicos; pero las autoridades de la CNS contrataron de todos modos ese servicio y pagan Bs 500.000 cada mes, “y los asegurados a veces no tenemos ni Paracetamol”, relató Velasquez.


EL DEBER buscó la versión del gerente de la CNS, Roberto Rojas, pero no respondió las llamadas y tampoco fue posible encontrar a las autoridades de Assus que son las que fiscalizan estas entidades. 


Balladares dijo que no solo es oncología, a raíz del coronavirus, la CNS decidió convertir sus hospitales en centros Covid-19 y relegó las otras patologías, por tanto los enfermos no tienen dónde acudir y seguir sus tratamientos porque están con bajas defensas y deben correr el riesgo de contraer el virus y no tienen atención en la Caja.


Esta misma situación, dijo Paredes se repite en el resto del país, porque incluso Potosí denunció que no tienen un oncólogo o un nefrólogo en esa ciudad y deben viajar a La Paz por atención; pero en esta pandemia no hay viajes y si viajan no es seguro que los atiendan.


Mañana habrá una reunión y si no encuentran respuestas saldrán a protestar y si se contagian con Covid-19, responsabilizaron a las autoridades porque no ponen solución a sus problemas.