Escucha esta nota aquí

Para el Gobierno, el país se desarrolló en absoluta normalidad y no hay necesidad de un cambio de timón, asimismo, dijo que no aceptarán las imposiciones de algunos sectores que les dieron plazos sobre el proyecto de Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas.


“No podemos asumir determinaciones, ni medidas de fuerza, ni amenazas de ir o de asistir a las calles, hemos escuchado alguna declaración en sentido de que si no cumplimos con un ultimátum nos vamos a encontrar en las calles, hoy era ese encuentro en las calles y no la pudieron acreditar”, dijo el portavoz del Gobierno, Jorge Richter.


Distintos sectores del país cumplieron este lunes una jornada de paro de labores y marchas de protesta en contra del proyecto de Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas. En el caso de los gremiales lanzaron un ultimátum para el Gobierno y le dieron un plazo de tres días para suspender definitivamente esa propuesta. Los mineros cooperativistas también lanzaron su plazo o desafiaron al Gobierno con ir a las calles.


Para el Gobierno hubo dos propuestas en esta jornada, "la de aquellos grupos que querían retornar a los conflictos de 2019 o los que apoyan al Gobierno a reactivar la economía". En ese marco dijo que la gente eligió la propuesta gubernamental y puso como prueba el tránsito interdepartamental que no se detuvo y el trabajo en aeropuertos.


Asimismo, dijo que las entidades que protestan contra el proyecto de ley no realizaron ninguna observación puntual o presentado alguna redacción alternativa. Adelantó que el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, seguirá visitando todas las ciudades para explicar y despejar las críticas a este proyecto.


La autoridad no mencionó la presencia de grupos del MAS que despejaron las vías con apoyo de la Policía que gasificó a bloqueadores en las tres ciudades del eje del país. Richter, por el contrario, dijo que hubo paralización parcial en Santa Cruz, en menor medida Cochabamba y La Paz, que según su criterio se desarrolló de manera normal.


Aseguró que los que deben evaluar su movimiento son los sectores cívicos, políticos e institucionales porque el paro convocado no fue como planificaron y que se mantiene el escenario político de 2020 cuando se produjo la elección de los dos mandatarios.



  

Comentarios