Escucha esta nota aquí

De acuerdo al parte médico oficial, la expresidenta Jeanine Áñez corre el riesgo de sufrir un infarto a raíz de una crisis hipertensiva. La exjefa de Estado es acusada de la presunta comisión de los delitos de terrorismo, sedición y conspiración, en el marco de la narrativa del gobierno del MAS de que la salida de Evo Morales de la Presidencia, en noviembre de 2019, se debió a un presunto golpe de Estado.​

La exmandataria fue detenida el pasado sábado y al día siguiente (14 de marzo), la jueza Regina Santa Cruz determinó detención preventiva de cuatro meses  para Áñez y para sus exministros Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán. Sin embargo, debido al problema de salud que padece el viernes un juzgado de La Paz, autorizó su traslado a un centro médico fuera de prisión. Pero después, otro juez decidió revocar esa orden, por lo que fue derivada del penal de Obrajes a Miraflores, donde -según Régimen Penitenciario- recibirá atención médica.

El parte médico

En concreto, el parte médico, firmado por el galeno Silvestre Giovani Inchauste, señala que Áñez de 53 años de edad, padece de hipertensión arterial sistémica de larga evolución.

El salubrista asegura que atendió a la exautoridad durante un episodio de crisis hipertensiva el 17 de agosto de 2020.

“Actualmente, presenta un nuevo episodio de crisis hipertensiva condición que implica alto riesgo para sufrir eventos cardiovasculares (infarto de miocardio o accidente cerebrovascular) y posiblemente riesgo vital, por lo que debe ser monitorizada y medicada de manera apropiada para preservar su estado de salud”, dijo el médico en su informe, que fue divulgado en las redes sociales oficiales, de la expresidenta.

Carolina Ribera, la hija de la exmandataria, citada por el periódico Pagina Siete, sostuvo que su progenitora sigue delicada y acusó al Gobierno de estar “atentando contra su salud”.

Le inyectan medicamentos en la vena

“Lo que hacen es inyectarle medicamentos en la vena para bajar la presión y de un rato a otro se vuelve a disparar y le vuelven a inyectar, así la están manteniendo y voy a seguir exigiendo que ella vaya a una clínica para que la atiendan como corresponde”, afirmó.

“No vamos a descansar hasta verla bien a mi madre”, sostuvo Carolina en declaraciones a la red Unitel, y aseguró que agotarán todas las instancias para que Jeanine pueda salir de la cárcel.​​ “Seguiremos apelando, mi madre es una presa política, no hay elementos jurídicos para que mi madre esté aquí. Vamos a seguir apelando para que se haga justicia”, señaló Ribera.

Varias organizaciones internacionales, cuestionaron el accionar del Gobierno de Luis Arce Catacora en este caso y exigieron al Estado boliviano un debido proceso contra la expresidenta.

Ampliación de su detención preventiva 

La audiencia de apelación de la expresidenta Jeanine Áñez y de dos de sus exministros, Álvaro Coimbra y Álvaro Guzmán, no pudo tener peor resultado la tarde de este sábado porque, además de rechazar el pedido de someterse al proceso en libertad, el Tribunal Décimo de Sentencia, amplió la detención preventiva de los imputados a seis meses.

“Se confirma la parte dispositiva de la detención preventiva de los tres coimputados que se había señalado primigeniamente de cuatro meses, se determina seis meses de investigación como detenidos preventivos, además que la coimputada, la señora Jeanine Áñez presenta también el riesgo de fuga establecido en el artículo 234 del Código de Procedimiento Penal”, dijo el vocal de la Sala Penal Segunda, Willi Vargas.

Comentarios