Escucha esta nota aquí

Pasajeros de la línea aérea Conviasa proveniente de Buenos Aires se encuentran repartidos en varios hoteles de Santa Cruz de la Sierra sin saber  aún cuándo podrán seguir viaje hacia Venezuela. Entre el viernes 17 y el sábado 18 de junio arribaron desde la capital argentina cerca de 50 personas y en las próximas horas otro grupo estaría por llegar a la capital cruceña. 

Fuentes no oficiales indican que serían cerca de 200 personas las que estarían con destino a Caracas.

“Nosotros teníamos un vuelo de Buenos Aires a Venezuela el 14 de junio, el avión que debía entrar  a Argentina no ingresó por ser del mismo grupo del avión de carga que fue retenido en Argentina y no nos permitieron volar el 14. Desde ese día estamos dando vueltas, primero en Argentina y ahora aquí en Bolivia tratando de retornar a Venezuela”, dijo a EL DEBER José Ponte, venezolano radicado en Argentina y que regresaba a su país para visitar familiares.  

Ponte y su esposa se encuentran alojados en un hotel cerca al aeropuerto Viru Viru, comentó que otro grupo fue alojado en hoteles de la ciudad y que Conviasa se ha hecho cargo de su transporte y de su alojamiento, lo que aún no sabe es hasta cuándo permanecerán en territorio boliviano “Nos dijeron  que están esperando que todos los pasajeros que se encuentran en Buenos Aires entren a Bolivia y luego vendrá el avión de Venezuela para llevarnos a Caracas, pero eso no es oficial", comentó. 

“El escenario más próximo del vuelo es el 24 de junio. No nos dan más información, pero son más de 50 personas las que todavía quedan en Buenos Aires”, dijo Mara Bastidas, que llegó este sábado por la tarde a Santa Cruz.

Desde la partida de Argentina, así como la llegada a Bolivia no ha sido fácil para los pasajeros de Conviasa, porque algunos pasajeros viajan con salvoconductos otorgados por la embajada de Venezuela en Argentina, lo que fue observado por las autoridades migratorias del país. 

“Hubo problemas, porque Venezuela bajó la renovación de los pasaportes de 10 a cinco años. El mío se venció y no me lo renovaron y lo que ha hecho Venezuela es darle prórroga, que es una figura un poco extraña a nivel de migración internacional, que dice que mi pasaporte tiene validez por dos años más y yo he renovado dos veces esa prórroga. Hay muchas personas que no han hecho esa prórroga y acudieron a la embajada de Venezuela a que les extiendan salvoconductos. El salvoconducto no es una figura reconocida por todas las migraciones, entonces han creado un problema en cada país. Es una parte que los gobiernos deben solucionarlo. Nosotros estamos en medio de un conflicto de interpretación y  de información”, explicó Ponte. 

Comentarios