Escucha esta nota aquí

Hay que tomar en cuenta que si en la mesa de sufragio se genera fila, los ciudadanos deberán acatar el distanciamiento físico de metro y medio entre las personas.

Antes de votar, un miembro del jurado electoral colocará alcohol en gel en las manos de la o el votante. El ciudadano mostrará ambas caras de su cédula de identidad de manera que el jurado verifique su identidad sin manipular el carnet. Solo en casos extraordinarios, le pueden exigir la entrega de la cédula.

La secretaria o secretario de la mesa de sufragio comparará los datos de la cédula de identidad con la lista de personas habilitadas.

Mostrarán al votante la papeleta de sufragio desdoblada, como constancia de que no tiene ninguna marca o señal, y se la colocarán doblada sobre la mesa para que la persona la levante y se dirija al recinto reservado.

Se consultará a la persona si porta un bolígrafo, en caso de no tenerlo, la jurada o jurado le proporcionará uno que será desinfectado con alcohol.

En el recinto reservado, el elector marcará con signo visible la casilla donde se encuentre la candidatura de su preferencia, tanto en la franja superior de candidaturas presidenciales, como en la franja inferior de candidaturas a diputaciones uninominales o especiales. Doblará la papeleta electoral y saldrá del recinto reservado.

Al depositar la papeleta, deberá evitar tocar el ánfora, así como a los otros materiales de la mesa.

Se pintará el dedo pulgar derecho con un cotonete sumergido en el tampo de tinta para marcar la huella dactilar en la lista de personas habilitadas para votar. El cotonete será desechado en bolsas especiales de basura.

La presidenta o presidente colocará el certificado de sufragio firmado y sellado sobre la mesa para que la persona levante el documento.

El votante deberá abandonar el recinto de manera inmediata. El personal de seguridad y las y los guías electorales coadyuvarán para que el desalojo sea ágil, con el fin de evitar aglomeraciones.