Escucha esta nota aquí

Fundado en 1953 por Lucas Saucedo Sevilla y propiedad de la familia Rivero, EL DEBER cuenta con el diario impreso, una planta de producción, la radio, el sitio de noticias de mayor tráfico en Bolivia y numerosos negocios digitales, entre ellos Clasificados online.

Pedro Rivero Jordán, abogado y actual director general, es el heredero de Pedro Rivero Mercado (un destacado periodista y escritor boliviano que luchó por la democracia y la libertad de expresión en ese país, además de impulsar la puesta al aire de El Deber Radio) habla de las dificultades que trajo la pandemia a la industria y no esquiva las preguntas sobre la actuación del Gobierno boliviano en el contexto de crisis sanitaria.

-¿Cómo es la situación sanitaria en Bolivia después de cinco meses de diferentes fases de la cuarentena?

- Sigue siendo complicada por la inminencia de un rebrote del contagio y porque no todas las regiones del país cuentan con la infraestructura, personal, equipos e insumos suficientes para combatir el Covid-19.

-¿Qué impacto económico tuvo la pandemia en el normal funcionamiento del grupo?

- La crisis de los diarios impresos es de larga data. Se agudizó a fines de 2019 con un paro de tres semanas que encaramos con ediciones diarias sin sostén publicitario y con enormes dificultades en la circulación. EL DEBER fue el único periódico del país que no dejó de circular durante ese prolongado conflicto. La situación se agravó con la pandemia por obvias razones.

- ¿Cómo evalúa la gestión de la presidenta Jeanine Áñez en esta crisis?

- Heredó una economía desmantelada por el régimen masista de Evo Morales. Hizo cuanto pudo con muy pocos recursos para contener la infección. Lo peor fue la corrupción de algunos funcionarios de su gobierno en la adquisición de equipos médicos para atender la emergencia.

¿Tuvieron casos positivos entre los empleados del grupo de medios? ¿Qué medidas tomaron para evitar contagios?

- Entre las principales medidas, además de las recomendadas por las autoridades sanitarias y que fueron implementadas convenientemente, se instruyó a los periodistas el teletrabajo que hasta ahora cumple casi toda la redacción. Los contagios se dieron en no más de una media docena de funcionarios y se lamentó el deceso de uno de ellos.

- ¿Qué diferencias hay entre la situación sanitaria de Santa Cruz, Sucre y La Paz?

- No obstante que Santa Cruz es la región más poblada del país, tuvo una respuesta más eficiente de sus autoridades e implementó más rápidamente y de mejor manera los centros de atención para los pacientes. Se cuenta con un mayor y mejor sistema de salud.

- ¿Cómo evalúa el comportamiento de la población con relación a las medidas de restricción que tomó el Gobierno?

- De relativo acatamiento. Con mayor disciplina en las zonas urbanas. La observancia de las medidas en áreas populares no fue lo suficientemente rigurosa. La necesidad de trabajar para generar ingresos se contrapuso a aquellas medidas.

- ¿Tienen proyectado lanzar el muro de pago en los próximos meses?

- Sí. Es un proyecto que está en etapa de implementación.

- ¿Qué procesos de trabajo internos de la Redacción de El Deber se modificaron a partir de la pandemia?

- El teletrabajo, la necesidad de reinventarse y la versatilidad para el desempeño multimedia de los periodistas.

¿Qué rol juega Evo Morales en este contexto?

- Si no hubiera despilfarrado el dinero que administró a manos llenas durante 14 años, cuando menos el sistema de salud boliviano hubiera estado mejor preparado para enfrentar la pandemia del Covid-19.

- ¿Cómo vive la situación a nivel personal, familiar y profesional?

- Con las dificultades y preocupaciones propias de una prolongada y compleja crisis, sin abandonar la esperanza de que llegarán tiempos mejores. (Gastón Roitberg, La Nación, Argentina)