Escucha esta nota aquí

El periodista de Página Siete, Carlos Quisbert permanece en dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz, donde fue trasladado luego de ser detenido por varios policías mientras cubría los enfrentamientos en cercanías a Adepcoca. 

Su versión señala que un patrullero, montado en una motocicleta, lo atropelló y eso hizo que reaccionara, para luego ser reducido por al menos seis uniformados, quienes le rociaron gas pimienta, lo enmanillaron y subieron a una camioneta. 

El informe preliminar de la Policía indica que el reportero “agredió” a un uniformado y por eso se lo detuvo. Un video que circula en redes sociales muestra cómo el hombre es sujetado por varios agentes en medio del forcejeo. 

“La agresión a un periodista es la tercera registrada entre el viernes 17 y este martes. Un fotógrafo del diario EL DEBER fue agredido por la seguridad presidencial en la ciudad de Santa Cruz el pasado viernes, y anoche fue agredido el periodista del diario Opinión, Miguel Rojas Fernández, por seguidores del alcalde Manfred Reyes Villa, en la ciudad de Cochabamba”, indica un pronunciamiento de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP). 

Al respecto, la Defensoría del Pueblo lamentó la “vulneración de derechos de trabajadores de la prensa y que, nuevamente, su labor se vea obstaculizada”. También rechazó el uso excesivo de agentes químicos por los efectivos policiales y la detonación del artefacto explosivo que afectó a la integridad física de otros dos periodistas que también realizaban la cobertura del conflicto.

La Defensoría del Pueblo exige a la Policía Boliviana informar sobre el arresto del periodista de Página Siete y a resguardar sus derechos; asimismo, demanda a los efectivos policiales a respetar la labor de las y los comunicadores. La Institución Defensorial inició una investigación para identificar la vulneración de derechos del periodista Carlos Quisbert”, indica un comunicado.


Comentarios