Escucha esta nota aquí

Dura denuncia. El periodista Franklin Guzmán Zambrana denunció a medios de comunicación de La Paz que choferes lo detuvieron en Santa Bárbara (zona de los Yungas), lo amarraron  y lo mantuvieron cautivo desde las 15:00 hasta las 22:00, aproximadamente.

 “Este es un reportero de los cocaleros, tienes que cantar”, me decían. El periodista afirmó que los transportistas, que intentaban superar un bloqueo de los cocaleros, primero le quitaron sus tres celulares, con los que había grabado y tomado fotografías y después lo amarraron de pies y manos.

“Mostré mi credencial y me dijeron: 'No conocemos esa radio'”, complementó el comunicador, que contó que vio cómo golpearon a seis cocaleros que los tenían amarrados en plena zona de conflictos. Pidió que Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo se pronuncien sobre los atropellos de los agresivos en la ruta que conecta entre Caranavi y La Paz.

El comunicador pidió a las autoridades que le ayuden a recuperar sus celulares, ya que son sus herramientas de trabajo, con las que se desempeña a diario en una radio de esa zona del norte paceño.

La ANP rechaza agresión contra el radialista

Sobre el tema, la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) se pronunció y rechazó el abuso cometido en contra de Guzmán Zambrana. En un comunicado señala que el comunicador fue confundido con un informante de los productores de hojas de coca e interrogado sobre la identidad de los líderes del sector en conflicto.

“Mientras era amedrentado, recibió golpes de puño en el cuerpo, escuchó amenazas, sufrió presión psicológica y fue despojado de una mochila donde llevaba una libreta de apuntes, tres teléfonos móviles que emplea en su tarea como reportero, además de ropa”, dice la nota de la ANP.

La agresión al corresponsal es la segunda registrada en los días de conflicto del sector de productores de hoja de coca. El miércoles 24 de marzo, policías antimotines detuvieron al reportero de Radio FM Bolivia, Cristian Mayta, en la región conocida como Puente Elena y conducido hasta la zona de Yolosita, distante a dos kilómetros.

Mayta se identificó como reportero de Radio FM Bolivia ante el jefe policial encargado del grupo antimotines, y posteriormente fue liberado.

Comentarios