Escucha esta nota aquí

Pese a las inclemencias del tiempo, un grupo de personas mantiene su vigilia en la sede de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), en la zona de Villa Fátima de La Paz.

También continúa la custodia policial, desplegada ayer por la tarde, ante el enfrentamiento que existió entre dos bandos con artefactos explosivos y se prolongó hasta horas de la noche por el control del espacio.

"Adepcoca está en emergencia, vamos a permanecer el tiempo que sea necesario en defensa de nuestra institución. Pedimos que se respete a esta institución, otros dirigentes están confrontando a los Yungas, no lo vamos a permitir, por eso es que la gente se está autoconvocando y está aquí”, dijo uno de los dirigentes, Salustiano Mamani.

El conflicto surge por la existencia de dos dirigencias, una de Armin Lluta y Elena Flores, quienes pugnan por la administración de la asociación, que conlleva un importante movimiento económico.

El 14 de diciembre de 2020 los campesinos afiliados a Adepcoca llegaron a La Paz y eligieron como su dirigente al primero, pero una semana después, el directorio paralelo de la segunda presentó un amparo constitucional contra esa elección y la Sala Constitucional IV falló en su favor.

Comentarios