Escucha esta nota aquí

Ante una devastadora sequía que afecta al municipio chuquisaqueño de Tarvita (a 179 km de Sucre), los pobladores, siguiendo sus costumbres, comenzaron las peregrinaciones a los cerros para implorar a Dios por la lluvia. 

El Padre Juan Carlos Ramírez pastor de la comunidad acompaña al pueblo en estas rogativas junto con los catequistas con procesiones y Eucaristías.

El sacerdote sostuvo que es devastador ver a los fieles implorar entre lágrimas a Dios, por la bendición de los campos con lluvia

Entre lágrimas pedimos agua, terminamos en el cerro cansados agotados, después de las peregrinaciones culminamos siempre con la Eucaristía y la bendición del agua para que nuestro buen Dios pueda escuchar nuestros ruegos y súplicas”, dijo Ramírez.

Durante cinco días que la comunidad, de unas 14.000 habitantes, mantiene esta peregrinación al cerro del Sagrado Corazón de Jesús, para implorar también el perdón de los pecados.

Ante la ausencia de ayuda institucional, la población acude a la fe mediante plegarias pidiendo agua al Señor y de acuerdo con la asambleista Heidy Cayo, la sequía que afecta a esta comunidad es histórica.

Cayo detalló que se evaporaron las vertientes, que no hay agua para el consumo humano, ni para el ganado y que se reporta la muerte de camélidos, bovinos y caprinos, por lo que la asambleísta hizo notar que exigen la dotación inmediata de forraje y tanques de agua.

La intensa sequía continúa afectando a Chuquisaca, en especial a regiones productoras que ya deberían haber iniciado su ciclo de siembra y posterior producción.

Reynaldo Cruz, alcalde del municipio de Tarvita, provincia Azurduy, del centro de Chuquisaca, sostuvo que la situación es insostenible ya que la falta de agua ya afectó a más del 50% de la producción de maíz.

“La desesperación de nuestra gente hace que suban a los cerros pidiendo con rezos ‘¡Agua Tatay!’. La crisis por la falta de agua afectó a la producción de papa, maíz y trigo e hizo escasear el alimento para los animales”, lamentó Cruz, a tiempo de hacer notar que el problema se intensificó con la ceniza de los chaqueos que contaminó las fuentes de agua.

Mientras que en esta región del chaco chuquisaqueño la falta de agua genera alarma en la población, en localidad de Carandayti, municipio de Macharetí, Chuquisaca, las fuertes lluvias provocaron que las aguas de la laguna Bordo Alto suban de nivel casi medio metro.

De acuerdo con el pronóstico se espera que hoy, mañana y el viernes se produzcan intensas tormentas.