Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Gobierno y la Policía Boliviana asumen nuevas estrategias para fortalecer a la entidad verde olivo en materia sanitaria mientras desarrollan sus labores de contención de la emergencia sanitaria y de velar por el orden de la ciudadanía. Las nuevas iniciativas se apoyan en tres pilares y emergen después de una reunión sostenida en El Alto para que los uniformados puedan exponer sus demandas ante una posible segunda ola de contagios.

Según explicó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, la nueva estrategia abordará temas de prevención, el control y la contención. "En la anterior gestión, la mayoría de los decesos se debieron a una atención tardía por desconocimiento de los funcionarios de la enfermedad, de los síntomas, de las formas de prevención y de los tratamientos a seguir", expuso la autoridad.

En este sentido, el primer pilar se enfoca en transmitir información sobre la enfermedad, síntomas a controlar, formas de prevención y generar confianza para acudir a los centros médicos a buscar un auxilio oportuno, así como capacitar personal en cada unidad policial y dotarle de termómetros, oxímetros y tensiómetros, que permitan estructurar un sistema de detección temprana de sospechosos Covid-19.

En segundo lugar, respecto a la estrategia de control, se apunta a estructurar un sistema en cada unidad policial para que, mediante un triaje del personal al ingreso a su servicio, se logre identificar casos sospechosos para su remisión a un consultorio sanitario.

Del mismo modo, se consolidarán los consultorios a cargo de la Caja Nacional de Salud (CNS) para atención pronta tanto médica como laboratorial a los funcionarios policiales sospechosos, al igual que se implementará una farmacia de la CNS para dotar a los uniformados de los medicamentos necesarios en caso de contagio. También se evalúa disponer de centros de aislamiento para el personal policial.

Por último, en el tema de contención se realizará el respectivo monitoreo médico diario y apoyo psicológico. El ministro expuso que ante la eventualidad de una evolución no favorable se gestionará una hospitalización en un Centro de la CNS y se viabilizará la dotación y provisión oportuna de plasma hiperinmune.

El domingo pasado, el comandante general de la Policía, Johnny Aguilera, lamentó el deceso por Covid-19 del capitán, Mauricio Balderrama Flores, en La Paz, y del cabo Miguel Lucana Cáceres, en Tupiza, Potosí.

La Policía registró, de enero hasta la fecha, 178 decesos en sus filas a causa del Covid-19, según Aguilera.  "Son 178 funcionarios policiales que perdieron la vida por la pandemia. Hoy tenemos 18 infectados, de los cuales 14 en La Paz, uno en Chuquisaca, uno en Beni, uno en Oruro y un efectivo con reinfección del virus, eso es lo que preocupa", indicó la autoridad.

Aguilera pidió a la ciudadanía no bajar los brazos y continuar con todas las medidas de bioseguridad para evitar nuevos casos positivos de Covid-19 en el país o una posible segunda ola de contagios.

Comentarios