Escucha esta nota aquí

Destrozos de áreas públicas, piedras y gas. Eso se vio en la primera jornada de paro indefinido que convocó la dirigencia del Central Obrera Boliviana (COB), junto al Pacto de Unidad, afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) y que fue aplicada violentamente en la Ceja de el Alto. Después de la intervención policial, la zona volvió a la normalidad la tarde-noche de este lunes.

“En El Alto, los bloqueadores lanzaron piedras a la Policía y los uniformados reaccionaron. Hay dos policías heridos y se logró aprehender a dos bloqueadores con fines investigativos”, informó a EL DEBER, el viceministro de Régimen Interior, Javier Issa.

Entre tanto, la Policía informó que a metros del peaje, en El Alto, había un grupo de personas que estaban destrozando el ornato público intentando bloquear de forma contundente la vía, pero que fue disuelto luego de la intervención policial.

El viceministro Issa evaluó también la jornada en todo el país y la calificó de tensa, con consecuencias nefastas para mucha gente. Al menos, se registraron 24 bloqueos en distintos puntos del país.

“No solo los bloqueadores se están exponiendo al virus, sino que están negando el paso de implementos para que otras personas vivan”, dijo, en relación a que los bloqueos han cortado la circulación del transporte de oxígeno que necesitan las personas que ahora están internadas en terapias intensivas, para poder respirar y salvar sus vidas.

Hasta las 20:30 el tráfico era casi normal en la zona y los uniformados aseguraron que se quedarán controlando la Ceja para evitar nuevos cercos.