Escucha esta nota aquí

Con el objetivo de concienciar a la población, la Policía de San Borja realiza dramatizaciones permanentes por las calles de ese municipio beniano, ubicado al noroeste del país. El mensaje de los uniformados es que los habitantes cumplan con los protocolos de bioseguridad para evitar el brote de la enfermedad en esa región.

La ingeniosa manera de crear conciencia ciudadana comienza con un agente disfrazado, que representa al Covid-19, intentando ingresar a la población, mientras la mascota, ‘Paquito’, junto a cuatro escuderos impiden que el virus contagie a los borjanos.

Inmediatamente después un grupo de oficiales continúa la escena bailando con un féretro en los hombros (al estilo de los funerales de Ghana), llevando supuestamente a un difunto que incumplió el protocolo de desinfección recomendado por las autoridades por la emergencia sanitaria.   

Mientras los policías entretienen a la población, otro oficial con un megáfono recomienda a la gente que se lave las manos frecuentemente, que utilice barbijos y que mantenga la distancia física para evitar el contagio.

“Fue una idea que surgió para llamar la atención de la gente y para crear conciencia sobre el peligro y el daño que puede causar el coronavirus si ingresa a San Borja”, afirmó a EL DEBER, Juan Pablo Vargas, jefe de Comando de la Policía de ese municipio.

San Borja es una de las cuatro ciudades intermedias de Beni. De acuerdo al último Censo de Población, llevado a cabo en 2012, tiene más de 41.000 habitantes.

Tradición en Ghana

La dramatización hecha por la Policía en Beni se practica con frecuencia en el país africano de Ghana. Los protagonistas son conocidos como pallbearers o ‘portadores de féretros'’ contratados por los familiares del difunto quienes deciden cómo despedir a su ser querido.

Según publicaciones de medios internacionales, en el país africano este servicio puede llegar a costar hasta 20.000 dólares. Los cargadores de ataúdes cobraron fama mundial mediante las redes sociales.

Beni sufre por el Covid-19

El departamento de Beni es uno de los que más sufre por la pandemia de coronavirus en Bolivia. De acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud, existen 679 casos positivos de Covid-19, la mayoría de los casos se registran en la ciudad de Trinidad (657). Los otros casos son en las provincias Marbán (10), Vaca Díez (8) y Moxos (4).