Escucha esta nota aquí

En el segundo día de investigación en las fosas comunes encontradas en Huaca Huacani, zona sur de La Paz, la Policía Boliviana planifica el uso de canes amaestrados para seguir buscando más restos óseos como los encontrados el lunes.

“Al momento, se han encontrado tres fosas comunes. La primera fue de 50 metros cuadrados (m2), la segunda de 10 m2 y hay un espacio mayor que va a requerir de la intervención de gente que tenga que realizar rastrillajes con canes y sus guías para continuar con el trabajo”, manifestó el Director Nacional de la Fuerza especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Iván Rojas.

El lunes, la Policía ubicó la primera fosa clandestina, donde encontró mandíbulas, costillas, piezas dentales con amalgama y otros restos que fueron colectados por los peritos del Instituto de Investigaciones Técnica Científica de la Universidad Policial (Iitcup) y la Felcc. Este martes, trabajó a unos tres kilómetros del primer lugar donde se prevé ampliar el radio de búsqueda con los canes.

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, manifestó por su parte que, las pericias iniciales, dan cuenta que la data de las muertes de esas personas, cuyo motivo aún se desconoce, podría ser de menos de 10 años atrás.

“Hay imágenes suficientes para contextualizar lo que ha podido ocurrir. Somos respetuosos de los procedimientos, los criterios técnicos y el trabajo pericial. Vamos a necesitar un poco de tiempo para afirmar alguna cosa. No somos gente temeraria para lanzar cualquier tipo de conjeturas. Pero nos preocupan varias cosas. Primero, la cantidad de restos óseos y segundo, la data. Teníamos la impresión de que estos restos podrían ser de 10 a 15 años atrás. Ahora tenemos otra percepción. Esos restos no son tan antiguos”, observó la autoridad.

Santamaría no  descarta que estas muertes, puedan obedecer desde un ajuste de cuentas u otros motivos hasta políticos, que son parte de una investigación laboratorial y pericial.

Comunarios

Durante la visita a las fosas de este martes, se registraron algunos reclamos de los habitantes de comunidades aledañas que, en un primer momento, trataron de impedir los trabajos de investigación, pero tras un proceso de negociación permitieron que continúen las pericias.

“Comprendemos la preocupación de los comunarios y hemos exhortado a que coadyuven con la investigación como manda la ley”, indicó el viceministro Santamaría.

Para la autoridad, este caso no es sencillo por lo que expresó su preocupación por esta situación. “Somos gente que apuesta por la vida, que lucha por la democracia y nos falta saber cómo fallecieron, cómo trasladaron a estas personas a este lugar muy alejado de la ciudad y quién lo hizo”, agregó.