Escucha esta nota aquí

Realizaron un pronunciamiento conjunto. La Policía Boliviana y las Fuerzas Armadas (FFAA) comunicaron este lunes que iniciaron patrullajes preventivos en medio de los conflictos latentes por parte de sectores afines al MAS y demandaron que se depongan los “intereses sectarios” para garantizar la calma en el país.

El comandante en jefe de la institución castrense, Sergio Orellana, expresó su preocupación por la circulación de imágenes en redes sociales que muestran a grupos armados y ratificó que la intervención militar solo tendrá lugar cuando la Policía sea rebasada y, al efecto, exista un decreto supremo de autorización.

“No es problema del país, es problema de un grupo de personas que buscan muertes, enfrentamiento, eso es lo que se quiere. Se están vulnerando derechos humanos y el derecho internacional. Incluso en conflictos bélicos, de guerra, se permite el paso de ambulancias. Les pido tranquilidad, desapego a intereses personales, piensen en el bien mayor, en la vida de los bolivianos”, demandó Orellana.

Al respecto, el subcomandante de la Policía, Ronald Suárez, hizo conocer un pronunciamiento del estado mayor, que solicita a las autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE) agotar todas las instancias de diálogo con los movilizados, exhorta a los bloqueadores permitir el paso de ambulancias, alimentos, carburantes e insumos médicos; solicitar la mediación de diferentes organismos para dar solución al problema; y buscar soluciones mediante la disuasión y los acuerdos.

Están buscando muertos, están buscando heridos y están buscando hacernos responsables a nosotros”, dijo el uniformado policial, anticipando que la Cruz Roja Boliviana acompañará caravanas de insumos médicos y alimentos, varados por los bloqueos iniciados hace una semana.

Finalmente. Orellana pidió cordura a los dirigentes para que depongan sus actitudes. “Hasta cuándo nos vamos a enfrentar entre hermanos bolivianos, lo que tenemos que preservar es el bien mayor”, reflexionó el comandante.