Escucha esta nota aquí

La Policía y el Gobierno minimizaron el incidente en el que luego de una rechifla y agresiones a senadores oficialistas se tuvo que intervenir con gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes; esto se dio al ingreso a una sesión del Senado que se realizó en Senkata. 

El jefe de la institución policial, Rodolfo Montero, admitió que se lanzó una granada de gas pero no hubo heridos ni detenidos. El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, culpó a la dirigencia del MAS por los hechos y ratificó que no hubo daños.

"Debo informar que durante la sesión de Senadores que se llevaba adelante en El Alto, el senador Ortiz fue abucheado. Entonces los agentes policiales evacuaron al legislador del lugar donde se realizaba el acto", reportó Montero.

Manifestó que no hay personas heridas ni detenidas tras el incidente. "Pese a eso, para los actos de mañana la seguridad será la misma que se otorga según el protocolo a cualquier dignatario de Estado. Lo que pide la Policía es que haya mesura y paz en la celebración de la efeméride alteña", acotó.

El comandante manifestó que en el incidente la Policía utilizó "una granada de gas para dispersar a la gente, pero no hubo heridos".

Por su parte, el viceministro Santamaría destacó que el hecho se produjo en una sesión convocada por el Senado, dirigido por el MAS, que obviamente incorporó a la dirigencia que responde a ese partido.

"Fueron ellos los que pretendieron empañar esta actividad. En todo caso a quien hay que preguntar es a Eva Copa", dijo Santamaría.

Minimizó el hecho y dijo que "fueron un par de estribillos en los alrededores de donde se desarrollaba la sesión, nada que ponga en riesgo la seguridad de las personas. Todos los senadores acudieron y fueron resguardados. No tenemos reporte de ningún daño causado a alguno de ellos", reiteró.

Comentarios