Escucha esta nota aquí

A punta de balas de goma y gas lacrimógeno, efectivos de la Policía provincial de Jujuy (Argentina) impidieron esta tarde el ingreso de decenas de ciudadanos de Villazón que intentaron pasar a La Quiaca.

El jefe de la Policía provincial, Guillermo Corro, confirmó a EL DEBER que la intervención disuasiva por esa fuerza del orden se debió a que tomaron conocimiento de que pretendían ingresar para tomar represalias contra el edificio de Gendarmería Nacional.

Según Corro, los bolivianos se agruparon a orillas del río Internacional, que es el límite fronterizo entre La Quiaca y Villazón, pero no lograron cruzar por el accionar disuasivo de los policías.

“No hubo ningún tipo de consecuencias porque no se lamentaron heridos”, afirmó el jefe policial.

Bagalleros de Villazón intentaron pasar a territorio argentino para protestar contra la Gendarmería Nacional después de la muerte de una mujer atropellada por una camioneta de esa fuerza de orden de La Quiaca el martes en la madrugada.

El Gobierno transitorio envió al viceministro de Desarrollo Productivo Minero, Alberto Antequera, para gestionar la repatriación del cuerpo de la fallecida que fue derivada a la ciudad de San Salvador de Jujuy para la autopsia correspondiente.

“En La Quiaca no tienen un médico forense y por eso lo llevaron. Después se hará la repatriación del cuerpo de la mujer y su posterior sepelio por parte de sus familiares”, afirmó el viceministro.

Asimismo, indicó que no avanzaron las gestiones gubernamentales para concretar con la Argentina un corredor comercial por algunos días como habían solicitado algunos sectores gremialistas en Villazón.