Escucha esta nota aquí

El Servicio de Voluntarias Damas de Rosado desde el domingo, en el inicio de la  cuarentena nacional, tuvo otra preocupación más, pues necesitaba seguir ayudando a garantizar que los pacientes con cáncer puedan seguir transportándose para seguir su tratamiento de quimioterapia. La voluntaria Ana Cardona buscó opciones hasta que llegó a Patrick Siñaniz, un joven que tiene un servicio de ambulancia. 

"Estamos angustiadas. Llamamos a varios servicios de emergencia y todos estaban ocupados. Nadie se pudo comprometer. Hasta que una voluntaria nos ofreció un número. Llamé sin conocer personalmente a quien llamaba. Es increíble. Ese rato aceptó ayudarnos, sin cobrarnos", resaltó aún emocionada la voluntaria. 

Como forma de agradecimiento, este grupo de voluntarias cochabambinas que llevan años ayudando a los pacientes, publicó la historia en sus redes sociales. 

"Solo el amor nos puede salvar. Una muestra de amor es la que nos da Patrick Siñaniz con su ambulancia", dice parte del texto compartido. 

Cardona explicó que este servicio de traslado se está haciendo de forma gratuita desde el pasado lunes, se lleva a pacientes, especialmente niños, desde sus casas en la ciudad e incluso provincia hasta el hospital para que reciban quimioterapia y luego se los devuelve en sus hogares. Otro héroe silencioso de este trabajo es un ciudadano italiano, Aristides Gazotte.

Comentarios