Escucha esta nota aquí

Las bajas temperaturas y la cuarentena han tenido influencia significativa en la disminución de los focos de incendios forestales en todo el país. Según los datos reportados por la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), del Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA), existe un 11% menos de quemas que en 2019.

“El promedio diario en esta última semana ha sido de 127 focos, menor que el promedio del 2019 que contempló 143 focos por día, representando una reducción aproximada del 11%” dice el boletín de prensa de la ABT. 

En un periodo normal, en esta época se da inicio a las actividades agropecuarias con la limpieza de los campos; sin embargo, el aislamiento por el Covid-19 ha obligado a realizar trabajos a media máquina a muchos productores.

 La última semana (del 18 al 24 de mayo) se registraron 888 focos de calor, un 10% menos que los siete días anteriores en los que se reportaron 979. La ABT destaca que alrededor de 709 focos de calor (80%) se encuentran en áreas cuya vocación de uso de la tierra está destinada a la producción de alimentos, mientras que un poco más de 179 (20%) se localizaron en áreas con bosques y matorrales, lo que significa que los incendios, en su gran mayoría, no están afectando zonas boscosas, sino que tienen que ver con la preparación de terrenos agropecuarios.

“Es importante que la población sepa que, a pesar de la cuarentena, estamos realizando operativos de manera permanente, para verificar los focos de calor que reporta nuestro sistema de monitoreo”, afirmó Víctor Hugo Añez Bello, director ejecutivo de la ABT.

Incendio en los Valles cruceños

También se informó que una brigada de técnicos se desplazó ayer al municipio de Quirusillas para controlar un incendio en desarrollo. En la última semana se verificó 593 focos de calor y se notificó a 25 infractores que no están cumpliendo con la normativa de la ABT.

Bolivia, el año pasado, vivió momentos críticos a causa de los incendios forestales que se descontrolaron, sobre todo en la Chiquitania, donde murieron miles de animales y gran cantidad de bosque quedó en cenizas.

Comentarios