Escucha esta nota aquí

A 17 días de las elecciones generales en Bolivia, la presencia masiva de migrantes venezolanos en la frontera con Chile ha generado susceptibilidades. En las redes sociales circulan fotografías de los migrantes asentados en la zona fronteriza de Colchane. Las imágenes muestran un campamento improvisado e instalado a un costado de la carretera que une a Chile con Bolivia.

Frente a esta situación, los comentarios en las redes sociales no se hicieron esperar. Desde el lado boliviano, muchos temen que se esté gestando un nuevo fraude, por lo que piden a las autoridades gubernamentales que estén atentas. Desde el lado chileno, la gente también pide explicaciones a las autoridades de Iquique.

En los últimos días, las autoridades chilenas alertaron sobre el ingreso irregular de grupos de súbditos venezolanos. De acuerdo con la información precisada por medios del vecino país, los migrantes fueron trasladados a un albergue sanitario, donde cumplirán una cuarentena rígida, antes de definir su situación en suelo chileno. 

Desde Chile, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, señaló que hasta agosto casi 3.000 venezolanos ingresaron a Chile por pasos no habilitados. Solo en agosto lo hicieron 868, en comparación con los 463 de julio.

De acuerdo con una publicación del diario chileno La Nación, al mes de septiembre el Departamento de la Policía Internacional de Iquique denunció a 615 personas venezolanas por el ingreso clandestino a la región de Tarapacá, por diversos pasos fronterizos.

El intendente de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada, explicó que la situación en la región es compleja y ha significado un esfuerzo adicional por parte de los funcionarios públicos y de la salud en las tres residencias sanitarias transitorias que existen en Iquique para albergar a los extranjeros – en su mayoría venezolanos – que han ingresado al país a través de la frontera chileno-boliviana en la comuna de Colchane.

El pasado 26 de septiembre, en Iquique, las autoridades transportaron en buses a un grupo de venezolanos y los condujeron hasta albergues sanitarios instalados,  donde cumplirán una cuarentena de 14 días para ver si no son portadores del Covid-19. 

El gobernador de Iquique, Álvaro Jofré, había explicado al portal digital SoyIquique que en las últimas dos semanas han ingresado a la región, por paso no habilitados, un gran número de ciudadanos de diferentes nacionalidades, y que el 80% se focalizaba en ciudadanos venezolanos.

Las autoridades chilenas se limitaron en señalar el futuro de estos migrantes ilegales, no precisaron si es que estos ingresaron a Chile para quedarse en el lugar o para pasar hacia Bolivia, Perú o Argentina.