Escucha esta nota aquí

El jefe de la unidad de Epidemiología del ministerio de Salud, Virgilio Prieto, denunció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que en los últimos días se reportaron 31 decesos por falta de oxígeno a causa de los bloqueos que hay en el país. El funcionario detalló que 23 de estas muertes se registraron en La Paz, cinco en Oruro y tres en Cochabamba. Mientras, la canciller Karen Longaric, en la misma instancia, pidió a los organismos internacionales censurar los bloqueos de caminos que realizan los sectores afines al Movimiento Al Socialismo (MAS).

"En los últimos días tenemos que lamentar el fallecimiento de personas por la falta de oxígeno debido al bloqueo de carreteras y ataque a transporte de insumos, medicamentos y otros que se encuentran varados en las carreteras. La desesperación de los médicos y autoridades locales y regionales es lacerante y nos vemos en la imposibilidad material de ofrecer alguna solución inmediata", recalcó Prieto, quien luego detalló que son 31 decesos por falta de oxígeno: 23 en La Paz, cinco en Oruro y tres en Cochabamba. 

Luego, Prieto pronosticó que la meseta de contagios por Covid-19 llegará a los 140.000 casos positivos y detalló que el 80% de los contagios son transmitidos por asintomáticos y enfermos leves. "Esta es nuestra situación lamentable y real, con tendencia a la expansión desmedida y con una tasa de letalidad que puede ser muy difícil de controlar", señaló el epidemiólogo al advertir que la expansión del virus se incrementará porque hay grupos que han roto las restricciones de la cuarentena de manera masiva.

Mientras, Longaric pidió a los organismos internacionales censurar los bloqueos de caminos que realizan los sectores afines al MAS. La autoridad también exigió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que muestre "imparcialidad" en el capítulo boliviano y exigió a esta instancia dejar de ser "portavoz" de Evo Morales.

La ministra explicó la situación que vive Bolivia tras el anuncio del cambio de la fecha de las elecciones, que ahora están fijadas para el 18 de octubre. Longaric relató que se instalaron bloqueos en varios puntos del país y que estas movilizaciones están lideradas por Evo Morales y sectores sociales afines al MAS. La autoridad contó que estas protestas evitaron el paso de camiones con oxígeno medicinal y vehículos con insumos médicos.

"Ante esta alarmante situación, el Gobierno (de Bolivia) solicita que los organismos internacionales censuren esta flagrante violación de los derechos humanos. Las manifestaciones y bloqueos promovidos por grupos afines al expresidente Evo Morales están poniendo en peligro la vida de miles de bolivianos y esto no puede ser consentido por la comunidad internacional, como tampoco puede ser ignorado el hecho de que no es la primera vez de que el expresidente Evo Morales llama abiertamente a la confrontación y a la violencia", reprochó Longaric.

Luego, la canciller se enfocó en Evo Morales. Lamentó que la comunidad internacional muestre "pasividad" ante los mensajes "políticos" que realiza el expresidente desde su refugio en Argentina y solicitó condenar esos actos. Además, recordó que el exmandatario, desde Buenos Aires, sugirió conformar milicias en Bolivia y dijo que estos bloqueos son parte de la estrategia del exjefe de Estado con la idea de regresar al poder.  

"A nombre de todo el pueblo boliviano, pido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) objetividad e imparcialidad. La CIDH no puede convertirse en un portavoz y en un altavoz de Evo Morales y de sus adeptos que ilegitimamente controlan la Defensoría del Pueblo en Bolivia. La parcialización ideológica de la CIDH no ayuda a acabar con la violencia en Bolivia, solamente desacredita a esta importante institución y profundiza las divisiones en nuestro continente", recalcó la canciller.