Escucha esta nota aquí

Posiciones encontradas una vez más por el caso de la niña de 11 años que fue violada y embarazada por su abuelastro en Yapcaní. En las últimas horas, el procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, se pronunció en favor de la interrupción del embarazo de la menor, que por ahora está en un hogar de la Iglesia Católica.

Chávez también cuestionó a la justicia porque hasta ahora no hubo ninguna acción legal sobre este caso, pero también expresó su disconformidad por la actuación de la Iglesia Católica, que se llevó a la menor para que continúe con el proceso de maternidad.

“Debe parar el indolente manoseo sobre una menor que fue violada sexualmente. La interrupción de ese embarazo no necesita mayor consulta ni razonamiento religioso. El sistema de justicia debe dar ya la respuesta. Nuestra plena solidaridad con ella”, publicó Chávez en su cuenta de Twitter.

Se refirió a este controversial caso luego de que la Iglesia Católica supuestamente influyera en la menor para que continúe con la gestación que está en la semana 21. La posición de la Iglesia también fue cuestionada, este martes, por la Defensoría del Pueblo que calificó la permisibilidad del embarazo en este caso como “un caso de tortura”.

Pero mientras las autoridades cuestionan el accionar de la Iglesia, la Conferencia Episcopal Boliviana, mediante un comunicado, pidió a los gobernantes respetar la vida de la niña, de 11 años y la del bebé que está en camino. 

Exhortamos a las autoridades públicas a respetar y proteger el derecho a la vida y a la salud de la niña que ha sido víctima de violación y del bebé que está en gestación. Ambas vidas merecen y deben ser protegidas”, publicó la Iglesia también en esta jornada.

También recuerda que no se puede obligar a realizarse un aborto. También señaló que la Sentencia Constitucional 206/2014 no se puede entender como una forma de legalización del aborto.

El aborto sigue siendo un delito en Bolivia y no existe una interrupción legal del embarazo. Cuidar y proteger la vida es una obligación de todos”, sentencia el escrito oficial de la Iglesia.

La niña fue violada por el padre de la pareja de su madre cuando quedó al cuidado de esta. El hombre, de 61 años, por ahora está preso en Montero.

Comentarios