Escucha esta nota aquí

Otro frente se abre para las autoridades del actual Gobierno. El martes, la Procuraduría General del Estado remitió tres Requerimientos Procuraduriales en el inicio de investigaciones para determinar en un breve plazo, las responsabilidades en el caso de la compra de respiradores mecánicos españoles.

Los Requerimientos del titular de esa repartición, José María Cabrera, han sido dirigidos a las autoridades del Ministerio de Salud, la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM) y el Ministerio de Relaciones Exteriores, para que a su vez retransmita el requerimiento al Cónsul de Bolivia en Barcelona y al Embajador de Ciencia y Tecnología.

Estas instancias estatales, deberán responder en un plazo no mayor a 24 horas, con la entrega de toda la documentación de respaldo sobre procesos de contratación para la adquisición de respiradores, cotizaciones y especificaciones técnicas, pagos y otros documentos relacionados con la compra de los 170 respiradores en cuestión, comunicó la Procuraduría a EL DEBER.

“Habiéndose tomado conocimiento, a través de los medios de comunicación y denuncias públicas de las supuestas irregularidades advertidas en el proceso de contratación y adquisición de respiradores de procedencia española, la Procuraduría General del Estado anuncia el inicio de investigaciones. A tal efecto, en el marco de lo establecido en la Constitución, requerimos la información que se considere necesaria a los fines del ejercicio de nuestras atribuciones, solicitud que no podrá ser negada por ninguna causa ni motivo, bajo las sanciones que correspondan, conforme a ley”, señala la carta de Cabrera, al ministro de Salud, Marcelo Navajas, al que tuvo acceso EL DEBER en La Paz.

Según esta entidad pública, el pedido de información e inicio de investigación, se realiza en cumplimiento al mandato constitucional contenido en el Artículo 229 de la Constitución Política del Estado (CPE) de promover, defender y precautelar los más altos intereses del Estado. La Ley 064 le faculta requerir a los servidores públicos, la información que se considere necesaria a los fines del ejercicio de sus atribuciones.