Escucha esta nota aquí

La presidenta de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Eva Copa, promulgó la “Ley que regula de forma excepcional la elaboración, comercialización, suministro, administración y uso consentido de la Solución de Dióxido de Cloro (SDC) de manera preventiva y como tratamiento para pacientes diagnosticados con coronavirus.

La norma establece que los profesionales médicos podrán administrar la Solución de Dióxido de Cloro bajo consentimiento informado del paciente o un familiar, en conformidad a los protocolos estipulados.

Respecto a la comercialización del producto alternativo, estará a cargo de laboratorios y universidades del Gobierno nacional, gobiernos subnacionales, farmacias y clínicas legalmente establecidas, mientras que la población podrá adquirir el dióxido de cloro de las farmacias y sin la necesidad de receta médica.

La norma había sido sancionada el 5 de agosto tras subsanar observaciones de la Cámara de Diputados.

Ministerio de Salud

En julio pasado, la ministra de Salud, Eidy Roca, alertó que el uso del dióxido de cloro, como un supuesto remedio contra el Covid-19, ya provocó muertes en el país a causa del consumo de esa sustancia altamente tóxica para la salud.

“Tenemos que ser enfáticos, el Ministerio de Salud está totalmente en contra de la utilización del dióxido de cloro”, dijo en ese entonces.

Un informe científico publicado por el Ministerio de Salud, asegura que el dióxido de cloro es utilizado como blanqueador y desinfectante, pero que puede causar fallas respiratorias, trastornos sanguíneos, presión arterial baja, falla hepática, anemia, vómitos y diarrea.

Estudio científico

A fines de agosto, el Servicio Departamental de Salud (Sedes-La Paz), se comprometió a iniciar pruebas clínicas sobre el uso del dióxido de cloro para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

“El Comité Científico ha planeado hacer un ensayo clínico randomizado (ECR). Lo haremos con la Universidad Pública de El Alto (UPEA). Estaremos poniendo en práctica el protocolo que tendrá su tiempo de realización”, informó el director técnico del Sedes-La Paz, Ramiro Narváez.

El ensayo clínico randomizado es una de las formas más rigurosas de establecer una relación causal entre una intervención sanitaria y su efecto.

Este primer estudio en Bolivia, tenía que durar unos dos meses, según Narváez y va a dar luces a la evidencia sobre el dióxido de cloro en el tratamiento de la enfermedad.