Escucha esta nota aquí

Grecia Yucra, propietaria del predio en la comunidad Santa María (en el municipio de Guarayos) en el que tres policías resultaron heridos tras un desalojo este fin de semana, exige que los ministerios de Gobierno y Público le brinden seguridad a ella y a su familia.

Y es que, no solo los efectivos que participaron en el desapoderamiento resultaron dañados, sino la infraestructura que se estaba levantando en el lugar que fue ocupado por un grupo de personas, que Yucra señala pertenecen o tienen apoyo de los interculturales.



Esa misma gente que emboscó a los policías se fue a mi casa, al campamento. Ahí estaban todos los integrantes de mi familia, había niños, adultos, trabajadores. Nunca pensaron que puedan actuar así, fueron a quemar la casa, una motobomba, una chatita y el tanque de agua lo destrozaron”, explicó Yucra.

Los familiares de Yucra no resultaron heridos, pero han sido amenazados por las personas que quemaron su campamento. Por ello, es que pide el resguardo de las autoridades nacionales, ya que tiene gente trabajando en el predio, el cual lo están preparando para sembrar arroz.

“Andan buscando a todos los que somos dueños del predio, no solo es mi padre, somos cinco familias. Lo compramos titulado el 2008. La propiedad esta hipotecada en el banco”, indicó Yucra.  


Del otro lado de la pugna, Marco Miranda, dirigente de interculturales, dijo que se encuentra de regreso a Santa Cruz (está por San Ramón) y que la señal no es buena, por lo que se comunicará con EL DEBER a mediados de la tarde para hablar sobre el caso.

Comentarios